La empresa israelí NSO Group, responsable del software espía Pegasus, asegura que su objetivo es la lucha contra criminales y terroristas, pero “no se confíe porque la amenaza ya existe, (…) a todos nos están espiando, y esto atenta directamente contra nuestros derechos humanos”. 

Así lo señaló Miguel Ángel Pérez Pirela, conductor del programa Desde Donde Sea, quien recordó que, según reportes del Washington Post y The New York Times, Israel permitió a la NSO hacer negocios con Arabia Saudita, incluso después de que se conoció que el gobierno saudí estaba implicado en el asesinato del periodista saudí, Yamal Jashogyi. 

Explicó que, según indica el Times, el problema es que, al carecer de comunicaciones libres de vigilancia, los periodistas ya no podrán contactar a sus fuentes sin temor a exponerlos a represalias de Gobierno y los activistas de DDHH, ya no podrán comunicarse con las víctimas de abusos dirigidos por el Estado. 

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook