Los chalecos amarillos se han unido a las recientes protestas de la población en contra de los pases de salud implementados por el Gobierno de Emmanuel Macron.  

Durante varias semanas, cientos de franceses han salido a las calles y han protagonizado enfrentamientos con la policía que intentaba dispersar a la multitud que protestaba contra el documento sanitario. 

Aunque el Gobierno francés no ha impuesto de forma directa la vacunación obligatoria a toda la población, los manifestantes consideran que la implementación de este documento no les deja otra opción que vacunarse, cortándoles la libertad de decisión. 

Aunque el Gobierno francés no ha impuesto de forma directa la vacunación obligatoria a toda la población, los manifestantes consideran que la implementación de este documento no les deja otra opción que vacunarse, cortándoles la libertad de decisión. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook