#LoÚltimo
Esto se sabe hasta ahora del chamo que mató a puñaladas a su mamá y a su abuela en Propatria
Julio 6, 2018
La Iguana Google Plus

Sustento-chamo.jpg

El abuelo del adolescente de 16 años de edad, que asesinó a cuchilladas a su madre y a su abuela en el bloque 8 de Propatria, declaró que el joven estaba poseído cuando cometió el crimen el pasado miércoles 4 de julio.

 

De acuerdo con los vecinos, la familia del menor de edad es practicante de la santería, incluso, en la sala de la casa hay un altar de Shangó, considerado deidad del fuego.

 

Según las versiones de los testigos, el muchacho se levantó de la cama alrededor de las 3 de la madrugada y se dirigió a la cocina, tomó un cuchillo y fue al cuarto de su madre. Primero atacó a su abuela, Aracelys Hernández, luego a su propia madre, Mari Rosales.

 

El adolescente también hirió a su abuelo y a su hermana de 12 años, quienes fueron trasladados de inmediato al Hospital General Dr. José Gregorio Hernández, ubicado en Los Magallanes de Catia. La pequeña fue quien salió al pasillo gritando y pidiendo ayuda.

 

Tras la detención, la tía del criminal declaró que la tarde del pasado martes 3 de julio el joven rompió en llanto y le comentó: “No quiero que mi mamá se vaya. Ella se va a ir”, por lo que su tía le tranquilizó diciéndole que su madre solo iba a trabajar.

 

Los vecinos llamaron a las autoridades, quienes al llegar al lugar encontraron al muchacho acostado en su cama. Cuando le preguntaron la razón por la cual cometió el crimen se limitó a responder: “Les juro que yo no maté a mi mamá”.

 

Uno de los tíos del menor de edad comentó que se sintió sorprendido e impactado al momento de conocer la noticia y que cuando llegó al apartamento el joven solo le dijo: “Tío, no me dejes solo, por favor, no me dejes solo”.

 

El adolescente fue llevado a la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en la avenida Urdaneta y manifestó a los funcionarios del Eje de Homicidios que se había desmayado y que al despertar vio los cadáveres de su madre y su abuela.

 

Hasta los momentos, no se ha comprobado el tema espiritual como influencia para que el muchacho cometiera el crimen, aunque vecinos y familiares consideran esta masacre como algo sobrenatural, pues aseguraron que el joven era un muchacho tranquilo y aplicado en sus estudios.

 

(LaIguana.TV)