El Gobierno de Bolivia informa que las condiciones de reclusión de la expresidenta Áñez no suponen ningún riesgo para su salud, tras un episodio de autolesión.

A través de un comunicado emitido el sábado, el Ministerio de Gobierno del país suramericano señaló que Jeanine Áñez recibió la atención correspondiente luego de que se autolesionó en un brazo en la madrugada del sábado en penal de Miraflores.

Precisó que la exmandataria ya tiene personal médico a su disposición y las autoridades han instalado una infraestructura excepcional para cuidar de su salud.

Según el documento, Áñez puede ser sometida a una evaluación psiquiátrica. “Será esa indagación médica forense que establezca los móviles y características psicológicas de la autoflagelación”, añade el texto.

El Ministerio boliviano ha anunciado que la familia de Áñez la visitó tras el incidente y que su hija permanece en el interior, junto a la interna.

Ante la posibilidad de liberar a la ex jefa de Estado debido a su situación de salud, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, indicó el mismo sábado que ni el Ministerio que encabeza, ni el Gobierno Nacional puede decidir sobre la liberación de detenidos, lo que es “una atribución exclusiva del órgano judicial”.

El 13 de marzo, la Policía de Bolivia arrestó a la expresidenta por su papel en el golpe de Estado contra el entonces reelegido mandatario Evo Morales, en 2019. En este proceso, el fiscal general de Bolivia, Juan Lanchipa, presentó el viernes ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) un requerimiento acusatorio contra Áñez, por cargos de genocidio, que tiene pena de cárcel de 10 a 20 años.

Al respecto, explicó Lanchipa, la querella ha sido interpuesta por familiares de las víctimas de la masacre de 15 de noviembre de 2019 en Sacaba (Cochabamba), y el 19 de noviembre en la planta de gas de Senkata en la ciudad de El Alto, cerca de La Paz; ocurridas mientras Áñez estaba en el poder.

(HispanTV)

Comentarios Facebook