Existen muchas creencias populares y mitos en torno al envejecimiento de perros y gatos, y cómo se puede hacer la equivalencia en años humanos.

Esto, más que un tema de conversación, se trata de información clave para el cuidado de gatos y perros que se encuentren en edad senior, es decir, en la tercera edad, pues las atenciones que requieren son diferentes a cuando son jóvenes.

Incluso, para calcular la edad exacta de nuestras mascotas, debemos tomar en cuenta no sólo sus años de vida sino otros elementos como la raza, la talla, el peso, nutrición a lo largo de su vida e incluso sus condiciones ambientales, aseguran los especialistas como Alejandro Sánchez, gerente Técnico de Animales de Compañía de MSD Salud Animal en México.

¿Cómo calcular la edad de mi mascota?

De acuerdo con MSD Salud Animal, la edad de los gatos y perros se puede estimar con base en su edad y su peso, pero la mayoría de animales domésticos alcanza su edad senior antes de los 10 años, aunque en perros de raza grande esto puede ocurrir desde los cinco años.

Por ejemplo, un gato de tres meses de edad, en realidad, tendría seis años de edad humana; para el año llegaría a los 18, y a los dos tendría 24. Con ello, a partir de los ocho años de vida (48 años equivalentes a edad humana) ya alcanzarían su edad senior.

En el caso de los perros de 0 a 9 kilos, al cumplir un año de vida, cumplen 21 años en edad humana, por lo que a los ocho años alcanzan los 50 y la edad geriátrica; con perros de 10 a 22 kilos, alcanzan los 18 años de edad humana en el primer año de vida y los 49 años cuando cumplen 8.

Para perros más grandes, de 23 a 54 kilos, al cumplir el año, llegan a los 16 años de edad humana; a los dos llegan a los 22, y a los seis alcanzan los 52 años de edad humana. Para perros de mayor peso, los 49 años se alcanzan más rápido, a los cuatro años de vida, y los 59 a los cinco años.

Al igual que con los gatos, al llegar a la edad senior, los dueños de perros deben reforzar los cuidados y aumentar las visitas al veterinario; prestar atención a su comportamiento (aumento de irritabilidad, pérdida de interés), así como en su pelaje, pues se puede dar la presencia de caspa u otras enfermedades dermatológicas.

(sputniknews.com)

Comentarios Facebook