El debut de Leo Messi ante el Reims, aunque ya se había anunciado, era histórico. Verlo con otra camiseta que no fuera la del Barcelona iba a grabarse en nuestras retinas y Pochettino decidió darle 25 minutos al astro argentino en medio de la fiesta de Mbappé, goleador por partida doble de hoy.

La entrada del argentino fue el plato principal del encuentro de este domingo 29 de agosto. El rosarino se llevó todos los focos desde el banquillo y cuando entró comenzó la ovación. Messi se mostró muy activo en la primera media hora que jugó, robó balones, condujo eliminando rivales, incluso se buscó con Mbappé en una acción en la que el delantero francés quiso darle un gol. Sin embargo, la imagen (quién sabe si la última) que todo el mundo quería ver no se produjo, pues Pochettino sacó a Neymar.

El delantero brasileño debutaba en Ligue 1 también ante el Reims y se le vio falto de ritmo, normal a estas alturas de temporada. Dejó su hueco a Messi y la oportunidad de ver a Messi-Neymar-Mbappé tendrá que esperar… o no.

Los rivales estuvieron muy pendientes del argentino e intentaban pararlo con todas sus armas. En una de las primeras jugadas recibió un impacto del brazo en su cara, en la segunda otra entrada dura abajo fue la carta de presentación de la Ligue 1 a Messi.

El show de Mbappé

¿Su último gol con el PSG? La genialidad de Mbappé… y su efusiva celebración

El delantero francés marcó los dos goles en la victoria de su equipo y volvió a demostrar por qué es uno de los jugadores más determinantes del mundo del fútbol. El primero fue de cabeza, atacando el espacio y rematando un centro de Di María. El segundo fue con la pierna izquierda en un contragolpe mortal.

(Marca)

Comentarios Facebook