Dos semanas después de que fuertes lluvias azotaran al Valle del Mocotíes y otros municipios aledaños en el estado Mérida y causaran un deslave que dejó múltiples víctimas fatales y grandes daños materiales, Jehyson Guzmán, protector de la entidad, presentó un balance de las actividades realizadas con el auspicio del Ejecutivo para atender integralmente a las familias afectadas.

Estas acciones, precisó el funcionario, incluyen la recuperación de los servicios básicos y la vialidad, así como la dotación de alimentos y medicinas y la reparación de las viviendas que sufrieron los embates de la crecida del río Mocotíes.

Guzmán refirió que ya fue completamente desenterrada la subestación eléctrica de la población de Tovar, lo que permitió restablecer el suministro regular de energía eléctrica en las localidades aledañas al Valle del Mocotíes.

También indicó que se han entregado «más de 500 toneladas de alimentos» a 39.000 familias, mientras que en materia de vialidad puntualizó que se removieron 411.000 metros cúbicos de escombros y sedimentos, que se tradujeron en el despeje de 43 kilómetros de vías.

Con respecto a la atención sanitaria, detalló que «5.159 personas han recibido atención médica y 14.722 personas fueron vacunadas». En cuanto las acciones implementadas para garantizar el acceso al agua potable, destacó que se han recuperado 21 acueductos.

Asimismo, aseguró que en las últimas dos semanas, «más de 3.400 familias» han recibido gas doméstico.

En el caso de las 25 comunidades que permanecen aisladas por vía terrestre, el también parlamentario sostuvo que «se han entregado 21 toneladas entre agua, alimentos y medicinas» en 40 misiones aéreas,

Finalmente, señaló que las autoridades contabilizaron que unas 5.000 personas sufrieron pérdida total o parcial de su vivienda, lo que en términos de estructuras equivale a 1.173 viviendas. Además, precisó que han atendido a 1.324 familias.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook