El 12 de septiembre Corea del Norte realizó un ensayo de su novedoso misil de crucero de largo alcance, logro que marca un hito en el desarrollo de las capacidades militares del país asiático. El experto en el programa militar de Corea del Norte, Vladímir Jrustaliov, comentó la noticia para Sputnik.

La agencia de noticias norcoreana KCNA, que publicó la noticia, no específica exactamente cuántas unidades fueron puestas a prueba. El medio destaca que a lo largo de los dos años que duró el desarrollo de la nueva arma, fueron llevadas a cabo pruebas parciales y decenas de arranques de los motores sobre bancos de pruebas estáticos, así como distintas pruebas de vuelo con los correspondientes sistemas de control y guiado.

Para el nuevo misil fue creado un nuevo motor turbofán y fue implementado un sistema de control y puntería de última etapa que combina varios sistemas de guiado, informó KCNA. El mismo hecho de que Corea del Norte se hiciera con misiles de crucero de largo alcance altera la configuración político-militar en la región, subrayó Jrustaliov.

A partir de ahora la RPDC forma parte del club de los países que poseen misiles de crucero de alta precisión que vuelan a alturas pequeñas y son capaces de aniquilar blancos a una distancia de hasta 1.500 kilómetros. Según el entrevistado, esta es una arma moderna y efectiva que tiene una gran lista de ventajas en comparación con otros medios de ataque.

Estos misiles de crucero son un tipo de armamento que pocos países poseen. La lista incluye a potencias como EEUU, Rusia, el Reino Unido, China, Irán y otros. Seguramente, entrar en la lista de los países elitistas es muy importante para la imagen de Corea del Norte, sin embargo, también hay otras razones para el desarrollo de este tipo de armamento.

Un as bajo la manga

“Primero, esta tecnología es bastante fácil para la RPDC. Desde hace mucho tiempo el país asiático produce misiles antibuque especiales que son construidos con el uso de las mismas tecnologías. Al mismo tiempo, el país amigo de Corea del Norte, Irán, dispone de una gran experiencia en la creación de misiles de crucero que tienen un alcance de más de 1.000 kilómetros», dijo Jrustaliov.

Segundo, prosiguió, es difícil de contrarrestar a esta arma en el combate real. Además, esta plataforma es compatible con ojivas nucleares —de las que Corea del Norte dispone—, así que el nuevo proyectil podría usarse como un portador de una carga nuclear.

Los misiles de crucero vuelan a una altura pequeña, lo que le permite desplazarse de manera desapercibida: los radares terrestres y navales simplemente no lo ven en la mayoría de los casos, salvo cuando esté muy cerca, es decir, a decenas de kilómetros. En este caso, es bastante tarde para reaccionar.

«Tercero, hay una experiencia práctica del uso exitoso de misiles de crucero no solo por parte de Estados Unidos y sus aliados, sino también contra ellos: en 2003 varios misiles de crucero iraquíes, bastante primitivos y hechos de antiguos misiles antibuque, penetraron la defensa antiaérea de EEUU en Kuwait. Lo único que salvó a los norteamericanos fue la imperfección de dichos proyectiles», continuó.

Cuarto, los vecinos de la RPDC, China y Rusia, disponen de este tipo de armas. Estados Unidos tiene a sus Tomahawk, Corea del Norte cuenta con los misiles Hyunmoo-3. En estas condiciones, Corea del Norte necesita armas como estas, sobre todo, porque su aviación tiene ciertos problemas en términos de modernidad y los misiles de crucero podrían ser un reemplazo comparable.

Quinto, las pruebas de los misiles de crucero no violan las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Pyongyang está creando un sistema equilibrado de disuasión compuesto de diferentes tipos de armas, nucleares y convencionales. Para el entrevistado, era de esperar que Corea del Norte se haría con los misiles de largo alcance.

«Para Corea del Norte su arsenal nuclear es una garantía que le protege de amenazas existenciales. En el peor de los casos, es una garantía de que la represalia será escatológica”, destacó Jrustaliov.

Es un as bajo su manga que le permitiría vengarse de sus enemigos por un posible ataque que pueden perpetrar.

Kim nunca aceptará la desnuclearización total, ni aceptará la exigencia de dejar de modernizar y multiplicar su arsenal nuclear. La disuasión funciona solo cuando garantiza la represalia inevitable incluso en pésimas condiciones.

(sputniknews.com)

Comentarios Facebook