El filósofo, comunicador y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela disertó en la edición 362 de su programa Desde Donde Sea, transmitida este miércoles 15 de septiembre a través de las plataformas de YouTube, Facebook y Twitter de LaIguana.TV, acerca de temas de actualidad en América Latina.

Así, reflexionó sobre el anuncio que hiciera el Gobierno Bolivariano de incorporar al diplomático Alex Saab a las conversaciones  que se desarrollan entre el Gobierno Bolivariano y las oposiciones en México, una iniciativa que el gobierno colombiano ha tratado de torpedear por diversas vías.

Alex Saab incorporado al diálogo en México

Pérez Pirela inició la emisión mencionando que el gobierno de Venezuela incorporó al diplomático Alex Saab, secuestrado en Cabo Verde, a su delegación que asiste al diálogo con factores de la oposición en México, según anunció este martes 14 de septiembre Jorge Rodríguez, jefe de la fracción que representa a la administración del presidente Nicolás Maduro.

Rodríguez indicó que en virtud de su experiencia, Saab también se incorpora «como miembro de pleno derecho» a la mesa social para la protección del pueblo venezolano que se acordó en la pasada ronda.

El analista comparó esta inclusión con la incorporación del dirigente opositor Freddy Guevara a las conversaciones y se mostró cauto ante el posible beneficio que traería la participación del diplomático en el diálogo.

Además, refirió que el vocero de la delegación opositora, Gerardo Blyde, publicó en sus redes sociales un comunicado en el que rechaza la incorporación del diplomático venezolano Alex Saab en la mesa de diálogo que se desarrolla en México.

En el comunicado, que puede leerse en el artículo «Delegación opositora responde a la incorporación de Alex Saab al diálogo con este comunicado» publicado en LaIguana.TV, la plataforma opositora refiere a que el anuncio sería una estrategia ante el proceso judicial internacional que enfrenta Saab y que «no se distraerán» de la agenda central que han llevado a México.

Colombia insiste en falsos positivos para torpedear el diálogo

De Venezuela, el comunicador pasó a Colombia, pues tras la instalación y el avance de un nuevo intento de negociaciones entre el gobierno del presidente Nicolás Maduro y sectores de la oposición agrupados en la Plataforma Unitaria, el gobierno de Iván Duque ha avanzado un conjunto de ataques en varios frentes.

En ese orden, precisó que el objetivo,  según asegura el presidente Nicolás Maduro, es que la oposición extremista, cuya cara visible es Juan Guaidó, se levante de la mesa y abandone las conversaciones, que se desarrollan en México con la facilitación de Noruega, Rusia y Países Bajos.

La nueva avanzada comenzó el pasado 4 de septiembre, mientras se sucedía la segunda ronda de encuentros, cuando la vicepresidenta y cancillera colombiana, Martha Lucía Ramírez, emitió declaraciones injerencistas sobre el diálogo.

Entonces, relató, Ramírez calificó el proceso de negociación como «un intento tímido» e indicó que «si el objetivo de la negociación es un diálogo, eso no va a conducir realmente a un cambio profundo».

Según la funcionaria, las conversaciones entre las partes solamente serían productivas si con ellas se garantiza que «haya una elección presidencial transparente y libre», una responsabilidad que asignó a «los países desarrollados que han venido prodigando ese diálogo», en lugar de corresponder a los venezolanos, sintetizó.

De otra parte, precisó que Venezuela rechazó categóricamente las opiniones del gobierno de Iván Duque, en virtud de su carácter claramente intrusivo en los asuntos internos, como se lee en el trabajo periodístico «‘Ocúpese de sus asuntos’: vicepresidenta Rodríguez a canciller Colombiana (+Diálogo)» de LaIguana.TV.  

En el texto se indica que «la vicepresidenta Delcy Rodríguez repudió en nombre de Venezuela las declaraciones de Ramírez sobre el diálogo en México.

A este respecto, señaló que en Twitter, Rodríguez rechazó que su par, a quien tildó de «vicepresidenta de la guerra y la violencia», se inmiscuyera en los asuntos internos de Venezuela, lo que en su parecer da cuenta de su «profunda ignorancia de su oficio de canciller», al tiempo que la mandó a ocuparse «de sus asuntos».

Los ataques continuaron a través de Monómeros, puesto que la superintendencia de sociedades de Colombia anunció que tomaría el control de la filial de Pequiven con el supuesto propósito de «subsanar situaciones críticas» de orden contable, jurídico, administrativo o económico.

El analista recordó que la compañía, con sede en Barranquilla, pertenece enteramente al Estado venezolano desde 2016, pero está bajo el control de agentes de Guaidó desde mayo de 2019.

Asimismo, aludió a los intereses económicos tras este nuevo intento de expoliación, pues Monómeros suministra cerca de la mitad de los fertilizantes que necesita el país vecino y, además, resulta vital para el mantenimiento de los cultivos ilícitos de coca, materia prima para la elaboración de cocaína.

Así, explicó, Bogotá movió esta ficha después de que Maduro asegurara en una entrevista televisada que el diálogo no se traduciría en impunidad para quienes causaron daños patrimoniales a la nación e hiciera mención explícita de los casos de Monómeros y Citgo, así como de la sustracción de miles de millones de dólares de las arcas públicas.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook