El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros A. Ghebreyesus, llegó este lunes a Kabul en visita oficial, en plena crisis sanitaria en Afganistán, acentuada tras la salida de las tropas de Estados Unidos y sus aliados occidentales hace un mes.

El escenario afgano está marcado también por el acceso de los talibanes al poder y el recorte de fondos internacionales, ante lo cual Adhanom Ghebreyesus llegó a Kabul en compañía del director regional para la OMS, Ahmed Al-Mandhari, para una visita en la que esperan reunirse con las autoridades de locales.

La información la ofreció el ministro de Salud en funciones, Wahid Majrooh, único funcionario del gabinete anterior que no huyó tras la llegada de los talibanes al poder a principios del mes pasado.

El director general de la OMS mantendrá reuniones con las autoridades afganas para abordar la continuación de la prestación de servicios de salud en los centros financiados por entidades económicas globales como el Banco Mundial.

Además, tiene previsto revisar los trabajos que se llevan a cabo para combatir la pandemia de la Covid-19, la campaña de vacunación contra la poliomelitis y, en general, la emergencia en el sector de la salud.

Unos de los portavoces del Gobierno talibán, Bilal Karim, confirmó la visita de Adhanom Ghebreyesu y que tiene previsto reunirse con funcionarios afganos de nivel ministerial, para discutir la situación relacionada a los temas de salud en el país centroasiático.

Las autoridades sanitarias del país han pedido a la comunidad internacional medidas para la liberación de los fondos, asegurando que el sistema podría colapsar muy pronto.

La alta demanda de servicios médicos habitual se incrementó de manera notable desde que los talibanes intensificaron la lucha armada con el propósito de retornar al poder tras dos décadas de resistencia, cometido que lograron a mediados de agosto.

Devastado por décadas de conflicto, Afganistán es uno de los países que más depende de la ayuda internacional, sin embargo los fondos de los donantes comenzaron a detenerse inmediatamente después de la victoria talibán.

Entre un 85 y un 90 % de la prestación de servicios de salud de atención primaria son implementados por ONG contratadas por el Gobierno, de manera que inyectar recursos a estas instituciones es clave para la asistencia sanitaria básica.

(Telesur)

Comentarios Facebook