El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, llegó a la sede de las Naciones Unidas en Nueva York para hablar en la Asamblea General del organismo, y arribó con un acompañante poco visto en él: un tapabocas. 

Imágenes divulgadas por medios presentes en la cobertura de la Asamblea General muestran al presidente, quien ha dicho que no se dio las vacunas porque ya tuvo COVID-19, llegando al lugar junto a su esposa y usando una mascarilla, al igual que el resto del personal que lo rodea. 

En su país, el mandatario casi no usa tapabocas, ni siquiera en reuniones con funcionarios de algo cargo nacionales o extranjeros. 

También critica la campaña sobre la pandemia y el apremio de muchas autoridades para que la población se vacune. 

Según reportes de prensa, Bolsonaro es el único mandatario que participará en la Asamblea que no se vacunó contra el COVID-19. 

Esa negativa lo obligó a comer pizza en la calle el domingo tras su llegada a Manhattan afuera de un restaurante que pedía certificado de vacunación para comer en el interior. 

Su ministro de Turismo, Gilson Machado Neto, publicó en su cuenta de Instagram imágenes del presidente con otras seis personas de su Ejecutivo parados en la acera comiendo pizza; solo uno de ellos está usando tapabocas. 

Bolsonaro hablará este martes en la Asamblea General, en segundo lugar, detrás del secretario general de la ONU, António Guterres, que inauguró el 76 período de sesiones a las 13:00 GMT. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook