En Camberra, Australia, los cuervos atacan los pequeños drones de mensajería de Google que entregan pedidos a los consumidores.

Los pájaros del hemisferio sur tienen su temporada de anidación. Los dispositivos zumbantes que vuelan invaden el espacio aéreo, por eso los animales irritados se precipitan hacia los drones, ahuyentando a los intrusos.

Como resultado, el servicio de reparto Wing se vio incluso obligado a detener los vuelos de drones en Harrison, un suburbio al norte de la capital australiana, donde las aves eran especialmente agresivas. Un residente de Harrison filmó a un cuervo atacando a un dron que le entregaba café. Como resultado del ataque, la carga se desprendió y cayó.

Según los observadores de aves australianos, los cuervos están muy atentos a sus fronteras aéreas e intentan expulsar a los intrusos de allí, incluso a los más grandes que las águilas de cola de cuña con una envergadura de 2,3 metros.

Los propios habitantes humanos de Camberra se pusieron del lado de los pájaros. La mayoría de la gente cree que es bastante posible prescindir de la entrega mediante drones que vuelan a baja altura, haciendo un ruido desagradable. Los ataques de aves a los drones son bastante comunes, aunque las aves rapaces grandes (águilas, halcones, gaviotas) están involucradas con mayor frecuencia en esto. La experiencia australiana apunta al problema que puede enfrentar la introducción de la entrega no tripulada de mercancías en otros países.   

(sputniknews.com)

Comentarios Facebook