El presidente Joe Biden ha criticado a los agentes fronterizos que arrestaron a los migrantes haitianos en Del Río, Texas, cuando la gente intentaba ingresar a los Estados Unidos después de huir de desastres naturales y disturbios políticos en Haití.

“Es horrible lo que viste. Ver a gente como ellos hicieron con caballos, atropellarlos, amarrarlos, es indignante”, dijo Biden el viernes.

“Te lo prometo, esa gente pagará”, agregó. «Hay una investigación en curso en este momento y habrá consecuencias».

“Es una vergüenza”, declaró el presidente. “Es más que una vergüenza. Es peligroso, está mal. Envía el mensaje equivocado a todo el mundo. Envía el mensaje equivocado a casa. Simplemente no es lo que somos».

Una investigación ha comenzado luego de que imágenes de video que surgieron a principios de esta semana mostraron a agentes fronterizos a caballo tratando agresivamente de hacer retroceder a los migrantes y, en ocasiones, balanceando largas riendas hacia las personas en el suelo.

Los funcionarios de la administración y los demócratas del Congreso han compartido su enojo por el comportamiento de los agentes fronterizos. El Departamento de Seguridad Nacional ha suspendido el uso de agentes a caballo por el momento.

La Oficina de Responsabilidad Profesional de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos está liderando la investigación y se espera que finalice la próxima semana.

«Por supuesto que lo tomo con responsabilidad», dijo Biden a los periodistas. «Soy el presidente».

La representante demócrata de California, Maxine Waters, dijo durante una conferencia de prensa el miércoles: “Lo que presenciamos nos remonta a cientos de años. Lo que vimos fue peor que lo que presenciamos en la esclavitud».

“Vaqueros con sus riendas, de nuevo, azotando a personas de color, haitianos, en el agua, en donde luchan y caen, cuando todo lo que están tratando de hacer es escapar de la violencia en su país”, agregó.

«Estoy enojada. Estoy descontenta y no solo estoy descontenta con los vaqueros, que estaban atropellando a los haitianos y usando sus riendas para azotarlos”, agregó Waters. «No estoy contenta con la administración».

La Casa Blanca ha enfrentado críticas por continuar con las deportaciones de migrantes haitianos, pero ha defendido la política, argumentando que están tratando de instalar un “proceso ordenado y humano”.

“Nuestro proceso político ha seguido siendo el mismo con Haití que para cualquiera que atraviese nuestra frontera a través de una migración irregular”, dijo el jueves la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Una gran cantidad de los migrantes que intentan ingresar al país están siendo expulsados bajo el Título 42, una política que comenzó en la administración Trump y que permite a Estados Unidos expulsar a los migrantes sin permitirles solicitar asilo si representan un riesgo para la salud pública. Durante la pandemia, el Título 42 impidió que muchos ingresaran al país por la frontera sur.

Algunos demócratas han instado a la administración Biden a detener las expulsiones de haitianos, ya que su país enfrenta múltiples crisis: un terremoto recientemente mató a más de dos mil personas y causó una devastación generalizada. Además, el país no ha logrado tomar el control sobre la propagación de covid-19 y tiene una tasa de vacunación muy baja, y el caos político se ha apoderado del país desde que el presidente Jovenel Moïse fue asesinado el 7 de julio.

El enviado especial de Estados Unidos en Haití, Daniel Foote, renunció el miércoles, exponiendo su indignación por el manejo de la crisis en una mordaz carta de renuncia.

“No me asociaré con la decisión inhumana y contraproducente de los Estados Unidos de deportar a miles de refugiados e inmigrantes ilegales haitianos a Haití, un país donde los funcionarios estadounidenses están confinados a recintos seguros, debido al peligro que representan las bandas armadas que controlan la vida diaria”, escribió.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, respondió en un comunicado: “Es lamentable que, en lugar de participar en un proceso de políticas orientadas a soluciones, el Enviado Especial Foote haya renunciado y haya caracterizado erróneamente las circunstancias de su renuncia. No aprovechó la amplia oportunidad para plantear preocupaciones sobre la migración durante su mandato y decidió renunciar en su lugar».

(independentespanol.com)

Comentarios Facebook