Venezuela rechaza el informe de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en el país y lo tacha de “politizado, parcializado y selectivo“.

El embajador venezolano ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con sede en Ginebra (Suiza), Héctor Constant Rosales, rechazó la legitimidad de un informe de una misión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU), sobre indicios de violaciones de los derechos humanos en Venezuela.

El informe adolece de una cantidad de falsedades e improperios que resulta imposible otorgarle la más mínima seriedad”, remarcó el viernes el diplomático venezolano en la 48.° periodo de sesiones del CDHNU.

Constant Rosales aseguró que que el documento ha sido elaborado sin ningún rigor metodológico y científico y, como ejemplo, apuntó que la investigación fue realizada “a distancia por los gobiernos subordinados a Washington” sin pruebas válidas.

El representante del Gobierno venezolano ante el ente internacional catalogó el informe de “politizado, parcializado y selectivo” y señaló que la investigación busca “legitimar falsas realidades” con fines políticos para hacer creer que el sistema de derechos humanos de Venezuela es una organización incompetente. 

Constant Rosales afirmó que las medidas coercitivas de EE.UU. son un ataque generalizado y sistemático contra la nación venezolana, por lo que Caracas ha denunciado a Washington ante la Corte Penal Internacional (CPI). 

El 15 de septiembre, en una sesión del 48.° periodo de sesiones CDHNU, la relatora especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Alena Douhan, en un informe sobre su viaje a Venezuela, enfatizó que las sanciones impuestas contra este país “no corresponden a los requisitos del derecho internacional y han tenido un efecto devastador en toda la población de Venezuela”.

(HispanTV)

Comentarios Facebook