Peleas a muerte dentro de la oposición extremista, intentos de personeros del «interinato» por deslindarse de su responsabilidad en los manejos dolosos de los activos venezolanos en el extranjero, la expoliación de Monómeros, los últimos acontecimientos relacionados con el diálogo que sostienen representantes del Gobierno Bolivariano y las megaelecciones en Venezuela, fueron los temas abordados por el filósofo y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela en la edición 368 de su programa Desde Donde Sea. 
 
La pelea de Guaidó y Primero Justicia
 
Para entrar en materia, recordó que gracias a la invención de un «gobierno paralelo» en Venezuela, Guaidó, Julio Borges, Leopoldo López y otros personajes se apropiaron en tiempo récord de los dineros venezolanos en el extranjero. 
 
Sin embargo, este lunes 27 de septiembre, el partido Primero Justicia, al que pertenece Borges, quien hiciera las veces de «canciller» en el pseudogobierno de usurpación de Guaidó anunció su retiro del manejo de los activos de Venezuela en el exterior debido a la falta de voluntad política para buscar soluciones y ante irregularidades de Juan Guaidó y sus aliados.
 
El experto detalló que la fracción opositora reiteró a través de un comunicado oficial que publicó en sus redes sociales que no participará en «los espacios que atienden la materia referida a los activos en el exterior».
 
Este giro se debe, supuestamente, a que Guaidó y Voluntad Popular (VP), no han mostrado receptividad de sus propuestas, por lo que también rechazaron la conducción de la gestión.
 
«Son las ratas que están saltando del barco mientras el barco se hunde», agregó.
 
Así, mientras comunicados van y comunicados vienen, en los que se echan la culpa mutuamente de los despojos al patrimonio venezolano, siguen las conversaciones entre este sector y representantes del Gobierno Bolivariano. 
 
Guaidó ripostó a Borges, resaltando su corresponsabilidad en el desfalco cometido a Venezuela, como se lee en el artículo «Guaidó se pelea con Primero Justicia: dice que seguirá robando los activos de Venezuela» publicado en el portal de LaIguana.TV. 
 
Desde su presidencia ficticia en Twitter, Guaidó le recordó a Primero Justicia que todos tienen las manos metidas en el desfalco a Venezuela: «Todas las decisiones vinculadas con la protección, recuperación y administración de activos fueron tomadas con la participación y acuerdo de todas las fracciones parlamentarias”, reza el comunicado», citó el analista. 
 
Análisis de la ruptura entre PJ y Guaidó: las ratas se bajan del barco antes de que se hunda
 
Para analizar las implicaciones de esta ruptura entre Primero Justicia y Guaidó, Pérez Pirela citó extensamente el artículo del periodista Clodovaldo Hernández intitulado «Intento de deslinde de PJ muestra la gran debilidad y la principal fractura de la oposición», publicado en LaIguana.TV: 
 
«Que Primero Justicia cante ‘yo te lo juro que yo no fui’ y trate de entrar a las ruinas del ‘gobierno interino’ para salvar algunos enseres (sobre todo, la caja fuerte) no es nada raro. Tal ha sido el comportamiento común de opositores  (tanto pirómanos como de supuestos moderados) durante más de veinte años. (…)
 
La versión de PJ de que no participó en las fechorías del “gobierno interino” es de las difíciles.
(…)
 
La carta de PJ no solo deja al descubierto la gran debilidad de la oposición, consistente en su incapacidad para asumir responsabilidades, sino también pone de bulto la principal fractura de ese hatajo de fuerzas políticas. Se trata de las profundas rivalidades de los grupos de poder en el espectro de la derecha», leyó.
 
A juicio del comunicador, esta pelea intestina no es un buen signo para el diálogo que se desarrolla en México, pues estas confrontaciones le restan credibilidad al diálogo, en tanto los representantes de las oposiciones la emprenden unos contra otros una vez se levantan de la mesa. 
 
Desde el punto de vista de Hernández, «la tensión máxima se registra entre el bando controlado por Leopoldo López, que ha tenido en sus manos el pseudogobierno, y los dos bloques de PJ, encabezados uno por Borges y otro por Henrique Capriles Radonski».
 
De ahí que «da la impresión de que la fisura atraviesa internamente a PJ. El comunicado deja bastante descolocado a Borges, porque su figura está demasiado atada al interinato al que se le endilga toda la culpa de lo ocurrido».
 
Ahora, en un intento por zafarse de su participación en los actos dolosos que derivaron en cuantiosas pérdidas para la República, Borges la emprendió contra Guaidó y admitió que activos de Venezuela en el exterior podrían perderse
 
En entrevista concedida al periodista César Miguel Rondón, el prófugo de la justicia venezolana Julio Borges aseguró que hay un claro e inminente riesgo de que los activos en el exterior del país dejen de formar parte de Venezuela, en referencia a la situación que se presenta con Monómeros Colombo-Venezolanos, refirió el anallista.
 
A juicio del integrante de la tolda aurinegra, la conducción de empresas y activos en el exterior jamás tuvo que ser el objetivo del «gobierno interino» y, antes bien, en su criterio, eso les «ha desenfocado y lo que ha hecho es crear fisuras”, al punto de propiciar una posible implosión del interinato».
 
Para el filósofo, este intento de «bajarse del barco» que protagoniza Primero Justicia, incluyendo a Borges, está relacionada con que se acerca el fin del «interinato», pues en la referida entrevista el «canciller» de Guaidó que en una ley que ellos mismos se dieron, el llamado «gobierno interino» culmina en enero de 2022. Sin embargo recalcó que hasta la fecha no se han emitido decisiones en cuanto a cuál va ser el proceder con la «estructura montada» y cómo se va a reemplazar.
 
Monómeros: cronología de un desfalco
 
Miguel Ángel Pérez Pirela es de la opinión que el caso Monómeros es central en esta pelea intestina que hoy protagonizan Guaidó y sus otrora pseudofuncionarios y por eso presentó una cronología de cómo se perpetró el desfalco a la compañía. 
 
Una de las primeras acciones que realizó el pseudogobierno de Guaidó con la complicidad de Colombia y Estados Unidos, fue hacerse del control de Monómeros Colombo Venezolanos, S.A., filial de la petroquímica venezolana (Pequiven) asentada en Barranquilla y segundo activo de Venezuela en el extranjero, indicó el experto. 
 
A inicios de 2019, cuando dejó de estar controlada por Venezuela, tenía una plantilla de más de 1.400 empleados. Para la época, la compañía era líder en la producción «de abonos, plaguicidas y químicos de uso agropecuario» en el vecino país. 
 
Sus ingresos reportados en 2017 fueron en el orden de los 1.200 millones de pesos Colombianos –unos 312 millones de dólares al cambio actual– y en 2018, su cuota en el mercado local de abonos se ubicó en 20%, continuó relatando.
 
De este modo, las cifras verdes de Monómeros la hicieron un banquete apetecible para el recién instalado pseudogobierno de usurpación y sus personeros, amparándose en la prohibición de ingreso a Colombia de Ronald Ramírez Mendoza, designado por el presidente Nicolás Maduro para conducir la empresa, nombraron a supuestos funcionarios que en poco más de dos años la llevaron a la quiebra. 
 
Ya entonces miembros de la élite política y empresarial de Colombia solicitaban la intervención de la Casa de Nariño para «proteger» la empresa de supuestas corrupciones del Gobierno Bolivariano, pero fue bajo el control de Guaidó cuando las denuncias de manejos dolosos en Monómeros no tardaron en aparecer.
 
Fue el propio Humberto Calderón Berti, un experto petrolero que hizo las veces de representante de Guaidó en Bogotá hasta noviembre de 2019, quien denunció una «lamentable partidización» de la compañía, refirió el analista. 
 
Calderón se refería a la repartición de cargos directivos por parte de los partidos del G4, sin atender a criterios técnicos y sin preocupación alguna por el destino de la empresa, que comenzó a registrar números rojos sin que la pseudojunta directiva hiciera nada por evitarlo, explicó. 
 
Para ahondar en detalles, recordó que un clan político-empresarial de Barranquilla mostró interés en Monómeros y pidió a Duque su intervención. 
 
En ese orden, enfatizó que menos de un año después de haber caído en manos de Guaidó, Monómeros registró una caída en la producción equivalente a 22% en relación con sus niveles de 2018 y 30% respecto de 2017, lo que había ocasionado retrasos en el despacho de fertilizantes y otras mercancías. 
 
A esto añadió que uno de los más preocupados fue José David Name, miembro del Partido de la U. Su preocupación no era desinteresada, pues su familia, junto con los clanes Char y Gerlein, acusados por la exsenadora Aída Merlano de organizar su asesinato, controlan la institucionalidad y la economía de la Costa Atlántica Colombiana e incluso, algunos de sus miembros tienen aspiraciones presidenciales. 
 
Los nexos de estos clanes con Monómeros fueron registrados en una pesquisa publicada por el portal de periodismo de datos abiertos La Tabla en marzo de 2020, cuando a propósito de la designación de Carmen Elisa Hernández al frente de la junta directiva de Monómeros, «revocó contratos a gente relacionada con el clan empresarial Gerlein». 
 
Hernández y otros directivos habrían recibido amenazas, por lo que Tomás Guanipa, sustituto de Calderón ante el gobierno de Duque y miembro del partido Primero Justicia, gestionó que Los Rastrojos se encargaran de su seguridad. 
 
En todo caso, apuntó Pérez Pirela, las denuncias de Name tenían un asidero en la realidad, pues en 2020 la compañía se vio implicada en unas denuncias de fraude asociadas a la compra de alimentos y en febrero de 2021, La Tabla reportó que Monómeros perdió 11 millones de dólares en 15 días debido a «fallas catastróficas» ocasionadas por falta de mantenimiento y la paralización de una planta por más de 60 días. 
 
Hasta la opositora Patricia Poleo acusó a Leopoldo López de usar Monómeros como su «caja chica», luego de que el sindicato de trabajadores de la empresa señalara a los miembros de la pseudojunta directiva suscribir contratos fraudulentos que favorecían a Lion Street Venture, una empresa de maletín que figura en los ‘Panama Papers’. 
 
En Venezuela, el exdiputado opositor José Luis Pirela denunció a finales de que las mafias del narcotráfico estarían detrás de Monómeros. Ese mismo mes, la Comisión Especial de la Asamblea Nacional encargada de investigar daños a la República cometidos durante la legislatura anterior (2016-2021), presentó ante la plenaria los resultados del informe preliminar en los que se deja constancia de la implicación de Guaidó y sus aliados en el expolio de Monómeros.  
 
«Entre los aliados está Primero Justicia, por eso es que andan sacando comunicados», reiteró el analista. 
 
José Brito, quien preside la comisión de investigación de la AN, dijo a LaIguana.TV que el propósito es que se establezca la responsabilidad política de estos personeros, que en poco más de dos años han ocasionado pérdidas milmillonarias al Estado venezolano. 
 
Específicamente, gracias a la acción de estos venezolanos, en contubernio con gobiernos extranjeros, Venezuela perdió 90.000 millones de dólares, dijo Brito, lo que en cuentas rápidas equivaldría a los PIB de Panamá y Honduras. 
 
De otra parte, el comunicador puntualizó que el pasado 14 de septiembre, la Fiscalía General de la República anunció que el Ministerio Público había iniciado una investigación contra Guaidó por usurpación de funciones, traición a la patria, conspiración, hurto calificado de activos y asociación para delinquir, para lo cual designó a dos fiscales nacionales. 
 
Mientras tanto, alegando diversos pretextos, la pseudoadministración de Guaidó ha eludido presentar cuentas sobre el manejo de Monómeros y de otros activos de Venezuela en el extranjero, que controla irregularmente desde 2019. 
 
No se trata de una situación puntual, pues en 2020, la supuesta presentación de cuentas ante la fracción minoritaria del parlamento que aún le respaldaba, se hizo a partir de cifras falseadas. El propósito era evidente: ocultar las millonarias pérdidas que sufrió la empresa Monómeros durante el 2019, denunció entonces el portal La Tabla. 
 
Los detalles de esta investigación periodística, indicó Pérez Pirela, pueden encontrarse en el artículo «Aliados de Guaidó maquillan cifras de Monómeros para ocultar pérdidas millonarias (+La Tabla)», que puede consultarse en LaIguana.TV. 
 
De acuerdo con esa fuente, el documento expuesto por Diana Bracho, encargada del Proyecto Guaidó para la gestión Pequiven, tenía «un grosero maquillaje contable para intentar disimular las pérdidas de unos siete millones de dólares (…) en 2019».  
 
Asimismo, La Tabla subrayó que en un trabajo periodístico publicado en noviembre de 2019, se reveló que «la petroquímica había perdido 90% de su participación en el mercado internacional y 15% del mercado local colombiano, luego de que el ‘gobierno paralelo’ de Guaidó tomó su control».
 
La deficiente administración del así llamado Proyecto Guaidó condujo a Monómeros al borde de la quiebra, a lo que se sumaron los efectos de las sanciones, pues entidades como Citibank bloquearon su acceso a fondos a pesar de contar con una licencia especial de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac), que les exoneraba de ellas.
 
La justificación que esgrimió Citibank para hacer caso omiso del dictamen de la Ofac fueron el «perfil» y los «actos» de los pseudofuncionarios designados por Guaidó en 2019. 
 
El caso es que, en el presente, Monómeros tiene deudas con proveedores en el orden de los 34 millones de dólares, adquiridas por «un gobierno corporativo incapacitado profesionalmente», que carece de la confianza en la banca estadounidense, reflexionó Pérez Pirela con base en los datos aportados por La Tabla. 
 
Estas fueron las razones esgrimidas por Supersociedades el pasado 7 de septiembre para decretar la intervención inminente de la compañía, un acto que Venezuela tildó de «robo». 
 
En agosto, el presidente Nicolás Maduro propuso consignar un documento ante la mesa de diálogo y negociación recién instalada en México entre su administración y  la llamada «Plataforma Unitaria» en la que se demande la devolución Monómeros, si bien el mandatario advirtió que esto no implicaría impunidad.
 
¿Quién está detrás de la intervención de Monómeros?
 
Identificar a los responsables y partícipes de esta expoliación, es uno de los aspectos fundamentales para garantizar que realmente haya justicia, como ofreció el presidente Maduro. 
 
Antes del anuncio de Supersociedades, un grupo de congresistas exigió a Duque que expropiara o rematara la empresa, para impedir que Venezuela recuperara el control de su activo. 
 
Pérez Pirela estima que la intervención de Colombia a Monómeros fue planificada» y por ello representante por el departamento del Atlántico César Loudry, quien trabajó en Monómeros durante 36 años, fue uno de los principales impulsores de esta propuesta. 
 
En una intervención ante el Parlamento, Loudry, ligado al uribismo y a los sectores empresariales de Barranquilla, aseguró que la recuperación Monómeros era «inapropiada y jurídicamente inviable», en tanto el gobierno de Duque no reconoce a Maduro como presidente de Venezuela. 
 
Manuel Fernández, presidente de la Cámara de Comercio de Barranquilla, sostiene que Monómeros aporta el 88% de los fertilizantes del departamento, cubre el 50% del mercado colombiano y es «la empresa número 15 en tamaño y la 17 en ventas del Atlántico».  
 
Estos datos apuntan a que el interés colombiano en la productora de fertilizantes venezolana es también económico y algunos empresarios con influencia en la política, estarían usando su posición para controlar la compañía. 
 
Una investigación de La Tabla reveló que la jugada se estaría orquestando desde el propio Senado Colombiano, pues su presidente, Arturo Char, fue electo como compañero de fórmula junto a César Loudry. 
 
En la conspiración, dijo Merlano a las autoridades de Venezuela, también habrían participado  miembros de otra familia todopoderosa del Atlántico: el clan Gerlein, quienes perdieron los favores de la pseudodirectiva designada por Guaidó en Monómeros.
 
El uso político de Monómeros para torpedear el diálogo
 
En todo caso, para Pérez Pirela está muy claro que se ha usado a Monómeros para torpedear el diálogo. Tanto es así que diversos analistas coinciden en que el anuncio de Supersociedades no podía interpretarse sino como un arma arrojada por la Casa de Nariño ante el fracaso del gobierno de usurpación de Guaidó. 
 
El presidente Nicolás Maduro calificó el hecho como «una provocación» orquestada desde Bogotá para romper las conversaciones con la oposición que se desarrollan en México. 
 
En una intervención televisada, detalló el experto, Maduro acusó directamente a las autoridades colombianas, empezando por el presidente Iván Duque, de presionar a los miembros de la delegación de la así llamada Plataforma Unitaria, para que abandonaran la mesa de negociación. 
 
El mandatario aseguró contar con «pruebas» de que tanto Colombia como Estados Unidos estarían avanzando esfuerzos sistemáticos para poner fin al diálogo y anunció que las revelaría al país en fecha próxima. 
 
Pese a ello, se mostró optimista acerca de los avances alcanzados durante la segunda ronda de reuniones, que se celebró a inicios de septiembre y de la que se derivaron dos acuerdos.
 
Declaraciones del gobierno saliente de Noruega entorpecieron el diálogo
 
Sin embargo, comienzan a aparecer los tropiezos, pues el gobierno saliente de Noruega, de tendencia derechista, intentó entorpecer el diálogo a través de comentarios parcializados en la Asamblea General de la ONU. 
 
Más específicamente, refirió el experto, el pasado 22 de septiembre, en su intervención ante la 76ª Asamblea General de la ONU, Erna Solberg, primera ministra saliente de Noruega, aseguró que en Venezuela, como en «muchas partes del mundo», se cometían «graves violaciones a los derechos humanos». 
 
Las declaraciones de Solberg, que en fecha próxima será reemplazada en su cargo por el socialdemócrata Jonas Gahr Støre, causaron malestar en la delegación del gobierno venezolano, pues atentan contra el principio de neutralidad que debe mantener esa nación en su calidad de facilitadora del diálogo, precisó. 
 
Dag Nylander, jefe del equipo facilitador de Noruega, lamentó las declaraciones de Solberg, reiteró su compromiso con el proceso de conversaciones entre las delegaciones venezolanas y se deslindó de los pareceres de la política, que ya en 2017 se había pronunciado a favor de Leopoldo López y Lilian Tintori.
 
Pérez Pirela explicó que producto de ese ‘impasse’ la delegación gubernamental arribó a la Ciudad de México el sábado 25 de septiembre para la tercera ronda de conversaciones, en lugar del viernes 24 como estaba programado. 
 
El presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, quien encabeza la representación del Gobierno Bolivariano, sucedió a Nylander al micrófono y dio por superado el incidente. 
 
¿Qué ha pasado con las megaelecciones del 21-N?
 
Para cerrar la edición, el analista mencionó que este miércoles el Consejo Nacional Electoral y la Unión Europea suscribieron el acuerdo administrativo que regirá la actuación de la misión de observación electoral para las megaelecciones, así como las demandas de la misión para desempeñar sus funciones.
 
El documento divulgado por el ente comicial destaca que la misión de observación electoral de la Unión Europea y sus miembros mantendrán estricta conducta de imparcialidad, objetividad, independencia y no injerencia en el proceso electoral.
 
Asimismo, los representantes del bloque europeo se comprometieron al respeto a la soberanía y autodeterminación nacional durante el desempeño de sus funciones, lo cual incluye entre otras cosas, no interferir en la conducta del proceso electoral.
 
También se detalló que la misión suministrará al CNE con la antelación apropiada, su plan general de actividades, así como el número y nombres de los observadores internacionales que conformen la misión y en contraprestación, el CNE brindará la cooperación necesaria a la misión para el desarrollo de sus actividades y garatizará la misión la libertad de acceder a los espacios, actores y hechos relativos al voto.
 
El analista destacó que el mencionado acuerdo suscrito entre el CNE y la Unión Europea es público y puede ser consultado en la web oficial del CNE.
 
Si bien la noticia puede ser acogida con beneplácito, Pérez Pirela manifestó su escepticismo sobre el pretendidamente transparente desempeño de la Unión Europea en las elecciones venezolanas, pues esos mismos países han actuado de modos injerencistas hacia Venezuela. 

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook