Un informe asegura que fuerzas de operaciones especiales y marines de EE.UU. han estado entrenando en secreto a tropas de Taiwán durante al menos un año.

Según publica este jueves el diario estadounidense The Wall Street Journal, una unidad de operaciones especiales y un contingente de marines de EE.UU. han estado instruyendo a las fuerzas terrestres y marítimas taiwanesas durante al menos un año, mientras crecían las tensiones entre China y la isla por las pretensiones secesionistas de Taipéi.

El medio señala, citando a fuentes no identificadas, que el contingente de marines otorgó entrenamiento anfibio y el uso de botes pequeños, mientras que el grupo de operaciones especiales adiestró a las fuerzas terrestres.

El Ministerio de Defensa de Taiwán se ha negado a comentar al rotativo estadounidense sobre las revelaciones, mientras que el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) en un comunicado no ha confirmado ni negado el asunto revelado.

El portavoz del Pentágono, John Supple, ha anotado que el apoyo de Estados Unidos a las Fuerzas Armadas de Taiwán se mide en función de sus necesidades de defensa.

“No tengo ningún comentario sobre operaciones, compromisos o entrenamiento específicos, pero me gustaría resaltar que nuestro apoyo a Taiwán y nuestras relaciones de defensa con la isla están en línea con la actual amenaza que representa la República Popular China”, recoge la misiva de Supple.

El reporte sale a la luz en un momento en que las Fuerza Aérea de China ha estado enviando un número récord de aviones de combate a realizar incursiones en la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Taiwán (ADIZ, por sus siglas en inglés), una situación que ha puesto en alerta a las autoridades isleñas ante la posibilidad de que se produjera un ataque chino de carácter invasiva sobre la isla.

Las reacciones a estas filtraciones no se han hecho esperar por parte de autoridades chinas, quienes no han dudado a expresar en esta misma jornada su total indignación a tales entrenamientos, que violan el “principio de una sola china” al que Washington sigue estando comprometido, aunque parece que solo sobre el papel.

Estados Unidos firmó tres comunicados conjuntos entre Pekín y Washington en las décadas de 1970 y 1980, cuyo contenido decía claramente que “solo hay una China” y Taiwán es parte de la China continental.

China considera a Taiwán una parte integrante de su territorio, por lo que rechaza cualquier intento que ponga en cuestión este principio y más cuando casi todos los países, incluido EE.UU., reconocen la soberanía china sobre el gobierno autónomo de la isla, que desde que está en las manos de la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, no solo los movimientos secesionistas han ido ganando espacio, sino que se ha ido fraguando una especie de cooperación militar y económicos entre Taipéi y Washington.

(HispanTV)

Comentarios Facebook