En Chile los escándalos por abuso sexual de sacerdotes contra niños estallaron en 2018 durante la visita de Papa Francisco, cuando manifestantes chilenos exigían la separación de las escuelas de la Iglesia, pero sus orígenes se remontan a 10 años antes.

En 2008 un médico denunció los abusos a que fue sometido cuando era niño por un sacerdote muy conocido en el país de nombre Fernando Caradima.

El comunicador Miguel Ángel Pérez Pirela mostró en su programa Desde Donde Sea, un video producido por la BBC en el que la víctima narra su historia y dijo que en el momento no le creyeron y buscaron aislarlo “porque les remueve su estructura, sus cimientos, sus creencias”.

Pasaron 8 años para que el Papa Francisco destituyera a Caradima, pues la primera sentencia fue “una vida de penitencia y oración”.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook