Tanto los deportistas como el público que asistió este viernes a un partido de fútbol americano en la localidad de Mobile, en Alabama, Estados Unidos, este viernes, entraron en pánico tras un tiroteo. Ocurrió durante el juego entre los institutos Vigor y Williamson y tuvo como resultado cuatro personas heridas.

Los disparos comenzaron alrededor de las 21.56 (hora local), tal y como ha confirmado la portavoz de la Policía de la localidad, Katrina Frazier. Ante la amenaza, la mayoría de los jugadores empezaron a correr hacia los vestuarios para protegerse. Otros, en shock, se tumbaron en el césped sin saber muy bien si esa era la mejor solución, tal y como han reconocido posteriormente.

Por megafonía se pidió a los presentes que se protegieran y se cubrieran hasta que dieran con el responsable de semejante caos.

Por el momento no ha trascendido la identidad del tirador ni la motivación del ataque, aunque la Policía ha abierto una investigación. También ha confirmado que al menos una de las víctimas está herida de gravedad.

(La Vanguardia)

 

Comentarios Facebook