Este domingo 17 de octubre, el experto en derechos humanos Alfred de Zayas, mediante su cuenta en la red social Twitter, aseveró que el caso de “lawfare” presentado durante la extradición del diplomático venezolano Alex Saab hacia los Estados Unidos, aparte de develar la corrupción de derecho que impera en Cabo Verde, intenta arrojar un manto de “legalidad” sobre el abuso de los tratados de extradición firmados por dicha nación.

“’Lawfare’ es una epidemia moderna. En el pasado, los gobiernos hacían lo que querían y se salían con la suya. Hoy intentan arrojar un manto de legalidad sobre su abuso de los tratados de extradición y subvertir la administración de justicia en el proceso”, escribió el también historiador.

“El caso Saab demuestra la corrupción de la administración de la justicia, no solo en los Estados Unidos, sino en los países que se pliegan al poder de los EEUU. Esta corrupción del derecho, que también se conoce como ‘lawfare’, socava la justicia no solo en África, sino en el Reino Unido, en Suecia, en Ecuador”, agregó.

Recordemos que la extradición de Saab desde Cabo Verde hacia los Estados Unidos, ejecutada este mismo sábado 16 de octubre, se llevó a cabo en medio de denuncias que acusan al sistema de justicia de esta nación de haber incurrido en un caso de “lawfare” (guerra jurídica: ataque contra oponentes utilizando indebidamente los procedimientos legales, para dar apariencia de legalidad). Esto se habría realizado con la simple intención de complacer las peticiones del país del norte.

El “lawfare”, cabe destacar, se comete debido a que Cabo Verde actualmente no posee un tratado de extradición bilateral con los Estados Unidos. Por este motivo, de acuerdo a la jurista venezolana Indhriana Parada, “entregar a Alex Saab (…) viola la normativa internacional al no poder controlar las condiciones del diplomático venezolano”.

En el caso de Saab, la justicia caboverdiana habría violado su propia Constitución. La misma establece que está prohibido efectuarse extradiciones por razones políticas. En este sentido, declara Parada, sería evidente que EEUU posee un fundamento de medidas coercitivas y unilaterales declaradas como ilegales y violatorias y contrarias al Derecho Internacional.

“Alex Saab es víctima de una detención arbitraria y el Consejo de Derechos Humanos tiene todos los motivos para defenderlo. El abuso de los procedimientos de extradición amenaza a defensores de derechos humanos como Assange y diplomáticos como Saab”, denuncia de Zayas.

“El secuestro ilegal y la extradición del diplomático venezolano Alex Saab es otro ejemplo más del acoso y el chantaje de Estados Unidos, con total impunidad”, continúa el abogado en otro tuit.

Según el experto, en el caso del enviado especial de Venezuela ante Irán, un juez independiente de Cabo Verde pudo haber rechazado la petición de extradición alegando que existían motivos políticos, tal como sucedió en el caso del activista de Internet australiano Julián Assange y en el caso de la empresaria de Huawei y ejecutiva de negocios china Meng Wangzou.

“Meng Wangzou fue injustamente detenida en Vancouver, Canadá. Afortunadamente para ella, China pudo organizar un ‘trueque’ para liberarla”, recalcó de Zayas.

“El juez canadiense hubiera debido rechazar la frívola demanda de los Estados Unidos, y permitió que Meng sufriera detención preventiva por casi 3 años”, acotó.

“Lo que los Estados Unidos hacen contra sus oponentes Assange, Meng o Saab es una forma de terrorismo estatal. Algún día acaso habrá un ‘whistleblower’ (denunciante) que nos revele cuánto pagaron los Estados Unidos para que Cabo Verde participase en la deriva jurídica que fue esta aberrante extradición”, concluyó el abogado.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook