Corea del Norte volvió a lanzar un proyectil no identificado hacia el mar de Japón, informó la agencia surcoreana Yonhap, citando al Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur.

«Corea del Norte realizó lanzamiento de un proyectil no identificado en dirección del mar de Japón», comunicó el medio.

A su vez, las autoridades japonesas, citadas por la agencia de noticias japonesa Kyodo, no descartan que el proyectil lanzado es un misil balístico.

La agencia Yonhap agregó que el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur comparte esta versión.

Además, en respuesta al lanzamiento del proyectil norcoreano, las autoridades japonesas crearon un centro de crisis ante la oficina del primer ministro de Japón, reportó el canal televisivo japonés NHK.

El ministro de Defensa de Japón, Nobuo Kishi, afirmó ante la prensa que las autoridades «están analizando la información» sobre el lanzamiento, el tipo y la zona de caída del proyectil.

Por su parte, el primer ministro de Japón, Fumio Kishida, declaró más tarde que Pyongyang había realizado dos lanzamientos.

«El hecho de que Corea del Norte lleva realizando una serie de lanzamientos de misiles desde el mes pasado es muy lamentable», expresó el primer ministro.

Añadió que de momento no hay información sobre víctimas ni daños materiales.

Corea del Norte efectuó varios ensayos de armas en septiembre pasado, entre ellos de misiles de crucero de largo alcance, misiles balísticos de corto alcance lanzados desde un tren, nuevo tipo de misil antiaéreo y primer misil hipersónico.

Las resoluciones del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) prohíben a Pyongyang realizar actividades con misiles balísticos, pero los misiles de crucero, considerados menos peligrosos porque vuelan a menor altitud y son impulsados por un motor a reacción en lugar de un cohete, no están sujetos a sanciones.

El Gobierno de Japón presentó su protesta ante Corea del Norte por los recientes lanzamientos de proyectiles realizados por las autoridades norcoreanas hacia el mar de Japón, declaró Yoshihiko Isozaki, secretario general adjunto del Gabinete japonés.

«Se transmitió una protesta a través de canales diplomáticos de la embajada en Pekín», dijo Isozaki ante la prensa.

Expresó su convicción de que estos lanzamientos «representan una amenaza para la paz y la seguridad de Japón y de toda la región» y violan las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

 (sputniknews.com)

Comentarios Facebook