Varios países en el mundo contemplan la posibilidad de aplicar una dosis de refuerzo de la vacuna contra el virus de la covid-19, e incluso otros ya aprobaron esta en personas inmunodeprimidas. 

Sin embargo, en diálogo con el medio CNN, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que la situación le parece “inmoral e injusta”, reseñó la revista colombiana Semana.

“Que algunos países estén dando dosis de refuerzo, sin que se haya dado una sola dosis en África no está bien. Esto tiene que parar y los países deben respetar la moratoria. Por supuesto que hay excepciones. Podría ser usada en personas inmunodeprimidas”, dijo este martes el funcionario. “Pero para el resto es inmoral. injusto y tiene que parar”, agregó. 

Vale la pena recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un programa que tiene como objetivo disminuir la inequidad en los esquemas mundiales de protección y vacunación contra el coronavirus.

La iniciativa de la OMS pretende proporcionar medicamentos antivirales contra el coronavirus a los países pobres y en desarrollo por solo US$ 10. Estos medicamentos se usarán para tratar a los pacientes con síntomas leves de covid-19. 

De acuerdo con la agencia de noticias Reuters, uno de los medicamentos utilizados será el molnupiravir, el cual está en fase experimental de la firma Merck y Co. Sin embargo, la OMS estaría considerando otros medicamentos para incluir en el programa. 

El principal objetivo del programa de la OMS es acelerar el acceso a las herramientas para la covid-19 y este se implementaría hasta septiembre de 2020. Además, la iniciativa también buscaría suministrar unos 1.000 millones de pruebas de covid-19 a los países más pobres y adquirir medicamentos que puedan tratar a 120 millones de pacientes. 

La OMS le ha pedido al G20 (las 20 economías más grandes del mundo) y a otros donantes una financiación de US$ 22.800 millones hasta septiembre de 2022 con el fin de dinamizar la vacunación contra el coronavirus en las economías emergentes y países de menos recursos. 

Por el momento, los donantes han prometido aportar recursos por US$ 18.500 millones para reducir la brecha de protección y vacunación contra la covid-19. 

Sin acuerdo para liberar las patentes 

Una de las propuestas que han surgido para disminuir esa brecha en la inmunización es la liberación de las patentes de las vacunas contra el coronavirus. Sin embargo, la Organización Mundial del Comercio (OMC) dijo recientemente que sus países miembros no consiguieron ningún acuerdo sobre la liberación de las patentes de las vacunas contra el coronavirus. 

Después de una reunión de dos días del consejo que trata las cuestiones de propiedad intelectual (ADPIC), su presidente, Dagfinn Sorli, admitió que dicho órgano “no está en condiciones de acordar una conclusión concreta y positiva”. 

El comunicado explica que algunos países miembros “alertaron del riesgo de no conseguir una solución si las delegaciones no son capaces de asumir compromisos reales”. 

“Un resultado positivo y significativo (…) no solo enviaría un poderoso mensaje de solidaridad global, sino que sería la prueba de que la OMC tiene la capacidad de responder a una gran crisis global”, añadieron. 

Sudáfrica e India habían pedido que se levantaran temporalmente los derechos de propiedad intelectual para las vacunas contra el coronavirus para aumentar su producción y solucionar el acceso desigual entre países ricos y pobres. 

Incluso, el mismo papa Francisco también había solicitado que se liberaran las patentes para intentar reducir la inequidad que se está viendo en los procesos de vacunación. 

“A los grandes laboratorios, que liberen las patentes. Tengan un gesto de humanidad y permitan que cada país, cada pueblo, cada ser humano tenga acceso a las vacunas. Hay países donde solo tres, cuatro por ciento de sus habitantes fueron vacunados”, dijo el papa Francisco el fin de semana pasado. 

(Agencias) 

Comentarios Facebook