Dos niños venezolanos identificados como Jhofran Mathías González Chaya (5) y Amira Jhasley Chaya Valera (3) fallecieron en Colombia tras haber comido frutos de la planta bonetero, conocida popularmente como manzanillo.

El pasado 14 de octubre, los menores –que eran primos y aparentemente se encontraban de vacaciones junto a sus padres en Montecitos de Río de Oro, departamento de Cesar– consumieron el fruto pensando que era tan comestible e inocuo como muchos otros, reseñaron medios locales.

De acuerdo con esta versión, los niños fueron trasladados al hospital Emiro Quintero Cañizares de la ciudad de Ocaña, en el departamento de Norte de Santander. Allí falleció la pequeña Amira, pero Jhofran perdió la vida cuando lo llevaban a un centro de salud de salud especializado en Cúcuta.

Portales de divulgación científica como Muy Interesante refieren que el manzanillo o botanero es una planta extremadamente venenosa, aunque muy común y por ello está prohibido vender su fruto.

Estudios afirman que si una persona ingiere más de 250 mg de su principal compuesto, la evonina, sufrirá un cuadro potencialmente mortal que incluye cólicos intestinales, diarreas sanguinolentas, convulsiones, alucinaciones, pérdida de conciencia y síncopes.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook