EE.UU. saldría derrotado si entra en una guerra en apoyo a Taiwán contra China, al igual que fracasó en Afganistán ante el grupo armado Talibán, indicó un informe.

Según un informe emitido el sábado por el portal estadounidense The National Interestla aplicación de las lecciones aprendidas tanto en Vietnam como en Afganistán podría resultar fructíferas ante la posibilidad de que Estados Unidos intervenga militarmente para defender a Taiwán de China.

La recomendación surge de un análisis que concluye en que una eventual participación de Washington en un conflicto militar sobre Taiwán implicaría pérdidas de combate significativas para los estadounidenses. “Sería un escenario completamente imposible de ganar”, resalta la publicación.

En este sentido, al abordar las causas del fracaso de Washington tanto en Vietnam como en Afganistán, señala que, en ambos casos, EE.UU. se vio envuelto en una guerra civil y terminó en el lado equivocado del nacionalismo, una fuerza que resultó imposible de dominar, a pesar de todas las altas tecnologías del Ejército estadounidense. 

El reporte resalta al nacionalismo como un factor importante y recuerda que Pekín ha remarcado una y otra vez que está dispuesto a soportar cualquier acto con el fin de reunificar la nación china, lo que, conforme al medio, es una determinación bastante familiar de las experiencias de Washington en la lucha contra las fuerzas del Frente Nacional de Liberación de Vietnam, más conocidos como VietCong, y también contra Talibán.

En este contexto, adelanta que si EE.UU. entra en una guerra contra China, un oponente con armas nucleares y completamente preparado, tendría consecuencias mucho más devastadoras que en otros conflictos desastrosos.

Esto mientras el presidente de EE.UU., Joe Biden, aseguró el jueves que su país saldrá en defensa de Taiwán en caso de un posible ataque de Pekín contra la isla, ya que, señaló, “tiene un compromiso con ello”.

A su vez, el embajador chino ante las Naciones Unidas (ONU), Zhang Jun, afirmó el mismo jueves que el gigante asiático está en la posición de “defensa” y no ofensiva en respecto al tema de Taiwán —considerado por China como parte integrante de su territorio—.

“Luchamos por mantener nuestra soberanía y nuestra integridad territorial”, aseguró, alertando que algunos países, EE.UU. en particular, están tomando medidas peligrosas, llevando la situación en el estrecho de Taiwán en una dirección peligrosa.

Mientras tanto, China ha reforzado sus actividades militares cerca de la isla para manifestar su rechazo a las políticas separatistas de Taipéi. Es más, ha enviado en los últimos días un número récord de 56 aviones de combate a la zona.

(HispanTV)

Comentarios Facebook