Se inventó una historia donde ella era la víctima; sin embargo, sus contradicciones y nerviosismo terminaron por delatarla. El último jueves 21 de octubre, Anali del Pilar Luna Tavera llegó a una comandancia policial asegurando que había sido secuestrada en San Juan de Lurigancho (SJL), en Lima. Ante los uniformados, la mujer de 37 años contó que sus raptores la liberaron luego de que la indujeron a un parto para arrebatarle a su bebé.

Su esposo, el empresario colombiano Nicolás Urrutia, un día antes también se había apersonado a la comisaría de dicho distrito para denunciar la desaparición de su conviviente. El hombre llegó al lugar con una fotografía y un mensaje que le habían enviado los presuntos hampones: en la imagen se veía a la fémina amarrada en una silla y en el texto le pedían 200.000 soles (más de 50 mil dólares) para poder liberarla.

“Vamos hablar algo claro. Yo tengo a la mujer y a tu hija y si quieres volver a verlas necesito que me des 200.000”, escribió el supuesto criminal que tenía retenida a la mujer.

Tras esto, los efectivos se desplegaron por todo SJL para dar con el paradero de Anali del Pilar Luna Tavera. Sin embargo, sorpresivamente la mujer apareció al segundo día. Ella dijo que había sido retenida por los facinerosos cuando se dirigía a someterse a una intervención quirúrgica el miércoles 19 de octubre.

Asimismo, aseguró que había estado secuestrada todos esos días en una habitación del edificio que está ubicado en la manzana 14, lote 19, segunda etapa de Bayóvar, en San Juan de Lurigancho. Con esta información, los policías se acercaron al predio y capturaron a la propietaria María Cruz Arias Chávez.

No obstante, la versión de la mujer se empezó a caer cuando los encargados de la clínica donde supuestamente se hacía sus chequeos indicaron que la fémina no podía quedar embarazada porque años atrás se había sometido a un método anticonceptivo quirúrgico llamado “bloqueo tubárico bilateral”.

Además, negaron que ella haya programado una cita para el miércoles 19 de octubre, como informó a la PNP. Ante las incongruencias, la mujer se vio en la obligación de admitir que nunca había sido secuestrada y que tampoco estaba embarazada.

Hace un par de semanas, los agentes de la PNP de San Martín de Porres (PNP) capturaron a un sujeto que había secuestrado a una adolescente de 16 años de edad. La menor, según la denuncia, estaba desaparecida desde marzo del 2021. El hampón responde al nombre de Alex Silva Verástegui y en su poder se le encontró 17 municiones de arma de fuego, tres celulares, una laptop y S/ 7.890.

Vecinos atacaron a delincuentes que tomaron a madre de familia e hija como rehenes al interior de una casa de apuestas en San Martín de Porres (SMP). PNP tuvo que negociar con hampones para que liberen a las féminas.

 
La fémina supuestamente había sido secuestrada el miércoles 19 de octubre cuando se dirigía a una intervención quirúrgica en SJL. Foto: PNP
Comentarios Facebook