El presidente de la Cámara Federal de Mar del Plata, Alejandro Tazza, denegó el pedido de Pablo Lanusse, abogado del exmandatario del país, Mauricio Macri, para reunir información que procurase mostrar que el juez Bava no era imparcial en la causa que se investiga el espionaje a los familiares de las víctimas del hundimiento del submarino ARA San Juan, de la Armada argentina, en 2017.

Tazza anunció que no se hará la audiencia entre las partes para analizar la recusación, lo que podría retrasar las definiciones sobre la permanencia del magistrado al frente de la investigación. La recusación de Macri contra Bava ingresó en la Cámara Federal de Mar del Plata el jueves pasado.

La intención de los jueces Tazza y Eduardo Jiménez es resolver antes del jueves 28, cuando Macri deberá presentarse en la indagatoria con Bava. El único escenario que podría retrasar los tiempos en la Cámara es si no hubiera acuerdo entre los dos únicos integrantes de ese tribunal y debieran convocar a un tercero, otro juez de la jurisdicción, para que desempate.

Bava, magistrado subrogante del caso que originalmente tuvo el juez Alejandro Padilla, en el municipio bonaerense de Dolores, continuará entonces con el expediente. Este juez citó por tercera vez a declaración indagatoria al expresidente, que se ausentó en las dos primeras ocasiones.

“La querella mayoritaria considera que, en caso de confirmarse al juez Bava, sería óptimo porque no habría demoras en el cambio de juez”, señaló la abogada Valeria Carreras, que, en las últimas horas, presentó un escrito ante el juzgado pidiendo que se designe médicos forenses, en caso de que el expresidente alegue alguna dolencia para no presentarse.

Macri dijo que, en esta ocasión, comparecerá ante Bava, es decir el 28 de octubre. El juez quiere interrogar al exmandatario sobre si durante su gestión se realizaron tareas de espionaje desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) a los familiares de los 44 tripulantes que naufragaron en el ARA San Juan el 15 de noviembre de 2017. Macri está prohibido de salir del país por seis hechos de espionaje ilegal.

La causa se inició el día 23 de septiembre del 2020, a partir de una presentación realizada por la actual interventora del organismo de inteligencia, Cristina Caamaño.

En tal presentación, Macri fue denunciado por ser el responsable de fijar los lineamientos estratégicos y objetivos generales de la política de inteligencia.

El submarino Ara San Juan era un TR-1700, de fabricación alemana, con 66 metros de eslora, que sirvió desde 1985 hasta sufrir una aparente explosión interna por fallas técnicas, después de perderse de los radares cuando patrullaba aguas argentinas en busca de pesqueros clandestinos.

Pero, no fue encontrado hasta el 17 de noviembre de 2018, un año después de su hundimiento, a una profundidad de 907 metros y a 600 kilómetros de Comodoro Rivadavia, en las proximidades de la zona donde se habían reportado sus últimas señales.

(HispanTV)

Comentarios Facebook