Un estudiante australiano vivió el susto de su vida al ser golpeado por un rayo cuando llegaba a la escuela durante una tormenta. El adolescente escapó prácticamente ileso del incidente gracias al calzado que llevaba puesto.

Cuando la madre de Talyn Rose, de 14 años, dejó a su hijo frente a la escuela Robina State High School el 22 de octubre, ni se imaginaba lo que iba a suceder.

Mientras el joven se acercaba al edificio, un rayo rebotó en un poste cercano y le golpeó en el pie. Luego, una descarga eléctrica le pasó por el cuerpo y le salió por los brazos.

«El adolescente fue instantáneamente derribado al suelo y se le tensaron todos los músculos antes de quedarse completamente entumecido», detalló el medio local 7news.

En ese momento, Michelle Nimmo, la madre del joven, ya se había ido del lugar, pero, para la suerte de Talyn, el padre de un estudiante presenció todo desde su automóvil. El hombre salió corriendo, recogió al niño y lo llevó al interior de la escuela.

La madre de Talyn estaba a menos de cinco minutos de distancia de la escuela cuando recibió una llamada para notificarle lo ocurrido. Sin embargo, cuando regresó a Robina State High School, su hijo ya estaba sentado y se sentía bien.

El estudiante fue llevado al hospital y, aparte de algunas quemaduras, estaba completamente bien.

«Los paramédicos dijeron que era muy afortunado de estar vivo y que nunca habían visto algo así en toda su carrera», afirmó la madre del joven.

Los médicos que cuidaron del joven en el hospital creen que las suelas de goma de sus zapatos evitaron un final trágico al incidente.

«Creen que las suelas de goma gruesas de sus zapatos escolares absorbieron gran parte del impacto y podrían haberle salvado la vida», compartió Nimmo.

Aparte de algunas cicatrices, Talyn se ha recuperado por completo.

(Sputniknews)

Comentarios Facebook