Los pobladores de Colón exigen a las autoridades panameñas que les brinden mejoras en sus condiciones de vida.

Cientos de panameños de diversos sectores de la provincia de Colón se movilizaron este jueves para rechazar el aumento del precio de combustible y exigir al Gobierno de Laurentino Cortizo acciones ante la falta de empleo, la situación sanitaria y el deterioro de infraestructuras públicas.

En la segunda jornada de movilizaciones, los manifestantes, entre los que se hallan familias que fueron desalojadas de terrenos estatales y demandan viviendas dignas, piden a las autoridades respuestas por la crisis económica y social existente en la localidad.

El líder social, Edgardo Voitier, expresó que “pedimos al presidente de la República, Laurentino Cortizo, que venga a Colón. Él dice que es de Colón, pero no le interesa esta provincia y sus problemas”; y convocó a extender las manifestaciones por otras 48 horas.

Por su parte, el también dirigente sindical, Diógenes Galván, aseguró que las protestas son resultado de la falta de atención del Ejecutivo a los problemas de la ciudadanía, que en el caso de Colón se reflejan en la ausencia de proyectos encaminados a mejorar las calles, el empleo y la salud, entre otros.

“Aquí solo hay una especie de despilfarro y manejo perverso de los recursos en función del enriquecimiento de las autoridades, por tanto este es el inicio de un estallido social, porque no va a parar”, añadió Galván, quien exhortó al Gobierno a dialogar con la gente.

Como parte de las protestas se reportaron cierres en la vía Transístmica, a la altura de Altos de Los Lagos, Villa del Carmen, Sabanitas, Río Rita, Quebrada López y Cuatro Altos, así como en Portobelo. Lo mismo ocurre en las vías internas de San Pedro hacia la antigua Refinería Panamá, Río Gatún y Gatuncillo.

A estas acciones se sumaron el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares; productores, transportistas, y el personal médico del Hospital Manuel Amador Guerrero, en defensa de los derechos de quienes demandan la disminución del precio de los combustibles; mejoras de condiciones de trabajo y el pago de horas extras al personal sanitario.

Durante las protestas en Colón se registraron enfrentamientos con efectivos de la Policía Nacional desplegados por el Gobierno, los cuales derivaron en el arresto de al menos una docena de personas.

Ante esto, el Consejo Nacional de Trabajadores repudió “la criminalización de las protestas sociales, las cuales no tienen ni tendrán excusa ni justificación alguna porque la falta de respuestas oficiales sigue dramatizando la vida del pueblo colonense”.

(teleSUR)

Comentarios Facebook