Rusia apela al sentido común de autoridades de EEUU para que abandonen planes de dominar el mar Negro, pues son ideas irresponsables y escalarán la tensión.

La portavoz de la Cancillería de Rusia, María Zajárova, criticó el miércoles los planes incongruentes de Estados Unidos enfocados en el dominio del mar Negro. Esto, después de que la Sexta Flota de la Armada norteamericana desplegara su buque insignia el USS Mount Whitney en la región para participar en simulacros multinacionales, en medio de las crecientes tensiones por las actividades de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) cerca de las fronteras rusas.

Comentarios Facebook

“Este es, por supuesto, un intento abierto de poner a prueba la reacción rusa, de aumentar las tensiones en la región del mar Negro. Todo esto encaja en el concepto de contención, la creación de algunas situaciones muy agresivas, la desestabilización de la situación en general”, dijo la diplomática en una conferencia de prensa.

Al advertir que tales movimientos de las tropas estadounidenses y de la OTAN conducen a una disminución en la previsibilidad, y aumentan seriamente el riesgo de una escalada, puso su esperanza en que “el sentido común en Washington exista y que, si está disponible, prevalezca sobre los planes irresponsables para lograr el dominio en el mar Negro”.

El 4 de noviembre, la Marina estadounidense confirmó que el USS Mount Whitney había entrado en el mar Negro para unirse al destructor de misiles guiados USS Porter y el buque John Lenthall a fin de materializar, lo que llamó operaciones marítimas de rutina con aliados y socios de la Alianza Atlántica.

Ante ello, el presidente ruso, Vladimir Putin, urgió la necesidad de reforzar las defensas aéreas del país euroasiático ante la acumulación de fuerzas del bloque militar occidental y sus aliados cerca de las fronteras de Rusia, y recalcó que sus fuerzas observaban el USS Mount Whitney.

Más tarde, el miércoles, la Sexta Flota de la Armada estadounidense anunció en Facebook y Twitter que el USS Mount Whitney había comenzado su tránsito hacia el mar Mediterráneo después de completar las operaciones con miembros y aliados de la OTAN. Un día antes, la Marina estadounidense anunció que el destructor USS Porter también abandonaba el mar Negro.

El mar Negro es una zona sensible para Moscú, ya que se encuentra cerca de la península de Crimea, que votó en un referéndum de 2014 su anexión a la Federación Rusa.

La OTAN ha intensificado recientemente sus actividades en forma de simulacros y despliegue de buques de guerra en la región estratégica, un movimiento que podría provocar una respuesta de Rusia a lo largo de sus fronteras occidentales.

Ante tal coyuntura, desde el Kremlin siguen condenando acciones desestabilizadoras y provocadoras del Occidente, y alertan de tomar represalias contra cualquier Estado que viole la soberanía nacional rusa.

(HispanTV)

Comentarios Facebook