Este domingo 21 de noviembre, Venezuela se volcó nuevamente a las urnas para elegir autoridades regionales y locales. En total, se eligieron 23 gobernadores, 335 alcaldes, 253 legisladores estadales y 2.471 concejales y participaron poco más de 8,9 millones de venezolanos. 
 
En ocasión de este evento, el filósofo y experto en comunicación política Miguel Ángel Pérez Pirela analizó en detalle los resultados electorales, pues aunque un bloque logró cosechar la mayoría de los cargos, el balance de ganancias y pérdidas es más complejo de lo que parecería a simple vista. 
 
Pérez Pirela enfatizó que para comprender qué había sucedido el pasado domingo en Venezuela, imperaba combinar métodos de análisis cuantitativos y cualitativos. 
 
A su juicio, quien habla de las megaelecciones debe hablar del referéndum revocatorio, que constitucionalmente podría convocarse para el próximo año y de las elecciones presidenciales de 2024.
 
Además, en esta edición de Desde Donde Sea, participó la periodista Madelein García, corresponsal de la cadena teleSUR en Caracas, quien realizó un detallado recuento histórico que explica el por qué la oposición, nuevamente, salió derrotada en las urnas, al tiempo que avanzó detalles de otras incidencias relacionadas con los comicios y con las declaraciones que ofreciera a la prensa la jefa de la misión de observación de la Unión Europea, Isabel Santos. 
 
–Resultados generales de las elecciones de este 21N
 
Entrando en materia, relató que pasada la medianoche, el Consejo Nacional Electoral (CNE) ofreció el primer boletín con los resultados correspondientes a las 23 gobernaciones y la alcaldía de la ciudad capital, Caracas, habiéndose completado la transmisión del 90,12% de las actas de votación. 
 
El comunicador apuntó que el resultado fue categórico: la coalición liderada por el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) se impuso en 18 estados y en la alcaldía de Caracas, mientras que organizaciones oposición en tres entidades, al tiempo que restan por definir dos gobernaciones. 
 
Tras el pronunciamiento del Poder Electoral, recordó, el presidente Nicolás Maduro se dirigió al país para felicitar a todos los que participaron de los comicios y exhortar a los recién electos gobernadores de oposición de Zulia, Nueva Esparta y Cojedes a trabajar en conjunto en pro del país. 
 
Continuando con los datos, mencionó que este lunes, el Consejo Nacional Electoral difundió el segundo boletín, en el que se agregó información relacionada con las 335 alcaldías, así como las tendencias generales observadas hasta el momento. 
 
Así, de acuerdo el Poder Electoral, 322 de los 335 cargos a alcaldesas y alcaldes ya son adjudicables y como ocurrió en el caso de las gobernaciones, la coalición gobernante consiguió la mayoría (205) de los cargos en disputa, 59 a la Mesa de la Unidad Democrática, 27 a la Alianza Democrática y 21 a otras organizaciones y alianzas electorales.  
 
Además, destacó que el Psuv se alzó con las alcaldías de 10 de los 11 principales centros urbanos del país, quedando fuera de la lista la ciudad de Maracaibo, en el estado Zulia, que será gobernada por el opositor Francisco Ramírez (MUD). 
 
–Madelein García cuenta la historia detallada de por qué la oposición perdió las megaelecciones 
 
En este punto, Pérez Pirela presentó a la periodista Madelein García, quien aportó comentarios adicionales sobre los comicios. A su juicio, el proceso electoral echa por borda todas las narrativas que insisten en que Venezuela es una dictadura. 
 
Además, García insistió en que la escalada, que inició en 2002 con el golpe de Estado contra el entonces presidente Hugo Chávez y tuvo su culmen en 2019, cuando la oposición extremista, respaldada por Estados Unidos, autoproclamó un presidente con el firme propósito de hacerse con el control de los recursos de Venezuela en el extranjero, que incluso han sido utilizados para financiar la violencia. 
 
Empero, la corresponsal matiza que tras el deceso del presidente Chávez en 2013, comenzó una nueva escalada de agresión multidimensional: La Salida, promovida por Leopoldo López, quien acabó entregándose a la justicia para sustentar la matriz de que en Venezuela había presos políticos. 
 
De otro lado, usaron instrumentalmente a los fallecidos por causa de la violencia terrorista –muchos de ellos identificados con el chavismo o funcionarios policiales y militares– para impulsar una matriz de violaciones sistemáticas a los derechos humanos. 
 
En su criterio, estos dos aspectos sustentaron el decreto en el que el expresidente estadounidense Barack Obama declaró a Venezuela «una amenaza inusual y extraordinaria» para la seguridad nacional. 
 
En 2015, la oposición generó condiciones para hacerse con la victoria de la Asamblea Nacional, que en lugar de ser un espacio para la democracia, fue el instrumento de los dirigentes de oposición para derrocar al gobierno por medio de nuevas guarimbas, que se desarrollaron durante cuatro meses del año 2017. 
 
Ante esto, el gobierno propuso una Asamblea Nacional Constituyente y un regreso al diálogo, del que se acabó levantando la oposición en enero de 2018, cuando ya se habían acordado todos los puntos de la negociación y solo faltaba rubricar el acuerdo, gracias a una llamada que recibiera el jefe de su delegación. 
 
De la misma manera, recordó que uno de los puntos demandados por la oposición –el adelanto de las elecciones presidenciales– efectivamente se implementó, pues aunque correspondía realizarlas en diciembre de 2018, tuvieron lugar en 2018. 
 
Este diálogo fallido supuso un cisma dentro de la oposición pues algunos sectores, que hoy conforman la llamada Alianza Democrática, decidió reunirse con el gobierno y acordaron ir a las elecciones presidenciales. 
 
En estos comicios, precisó García, no participaron los llamados partidos del G4 –Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática y Primero Justicia–. A su juicio, la negativa de este sector se debió a que no les convenía medirse en unos comicios. 
 
En todo caso, en las presidenciales de 2018, Maduro se reeligió y uno de sus contendores –Henri Falcón, candidato vencido en las elecciones regionales de 2021– repitió la misma narrativa de la oposición: cantar fraude, criticar los puntos rojos y satanizar a las autoridades del árbitro electoral. 
 
Apenas tres meses después, la oposición fue todavía más lejos al fraguar un intento de magnicidio con drones, con métodos propios de la parapolítica colombiana, en el que, de ser exitoso, se habría asesinado a todas las cabezas de las instituciones públicas. 
 
Por si ello no bastara, enfatizó Madelein García, aprovechando que cada 5 de enero debe elegirse a una nueva directiva de la Asamblea Nacional, desconocieron el gobierno del presidente Nicolás Maduro y se jugaron la carta de Juan Guaidó y avanzaron la idea de proclamarlo «presidente interino», una decisión que finalmente se concretó el 23 de enero de 2019 y detrás de la cual, según le dijeron fuentes cercanas a Guaidó que ya no le acompañan, estuvo el propio Donald Trump. 
 
Para lavarse la cara a nivel internacional, justificaron la maniobra, asegurando que en el país había un «vacío de poder» que obligaba al presidente del Parlamento a asumir las funciones ejecutivas. 
 
Menos de mes después, el grupo organizó el presunto ingreso de ayuda humanitaria al país a través de Colombia, acompañada de un concierto encabezado por cantantes icónicos de la industria cultural de la región, tras lo cual se escondía un intento de incursión armada, que implicó el acoso hacia militares venezolanos para que respaldaran «la democracia». 
 
Destacó que al mismo tiempo, Trump envió un mensaje «al pueblo venezolano», que en juicio de la corresponsal se asemeja al que en su día difundiera Obama antes de bombardear Libia con la OTAN y vencer a Muammar al Gaddafi. 
 
El 22 de febrero de 2019, recordó, tuvo lugar en Cúcuta el concierto que organizó el multimillonario Richard Branson, a lo que siguió un bochornoso incidente con prostitutas. 
 
Madelein García relató que con el dinero de la supuesta ayuda humanitaria, el entonces diputado y hoy aspirante a gobernador de Barinas, Freddy Superlano y su primo, se fueron a una discoteca, se emborracharon, consumieron drogas y se fueron a un hotel de la localidad en compañía de dos mujeres. Ambos fueron drogados y robados y, además falleció el primo de Superlano.  
 
En la misma fiesta, Loren Saleh, otro dirigente de la oposición extremista, intentó violar a una mujer. El incidente ameritó la intervención de la policía, que apresó a Saleh. Sin embargo, dijo García, fue liberado por órdenes del alto gobierno colombiano. 
 
Para la periodista, estas referencias son importantes, porque algunas de las personas que se postularon a cargos en estas megaelecciones, estuvieron implicados en estos y otros graves hechos. Además de Superlano, mencionó a José Manuel Olivares y a Manuel Rosales, este último relacionado en el desfalco de Monómeros. 
 
De otra parte, el 23 de febrero, Colombia anunció un cierre de fronteras que era inconsistente con la pretensión de ingreso de ayuda humanitaria que tanto cacareaban el senador Marco Rubio, delegado por Trump en el Congreso en el caso de Venezuela, así como los presidentes Sebastián Piñera (Chile), Iván Duque (Colombia).
 
Del lado venezolano, en el Puente Internacional Simón Bolívar había un anillo de seguridad mínimo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y funcionarios de migración, mientras que del lado colombiano no había nadie. Repentinamente, relató, una tanqueta con militares traidores se llevó por el medio a quienes estaban en el puente, incluyendo a una periodista chilena. 
 
Estos efectivos castrenses se bajaron de las tanquetas armados y cruzaron al lado colombiano, donde fueron recibidos por Villca Fernández, un dirigente opositor que había sido encarcelado por cargos de terrorismo y liberado poco antes de los eventos gracias a , y por José Manuel Olivares, entonces diputado de Voluntad Popular y hoy candidato perdedor a la gobernación de La Guaira. 
 
Desde allí, el equipo reporteril de teleSUR se trasladó otro paso fronterizo, el Puente Tienditas, donde las autoridades venezolanas dispusieron camiones cisternas para impedir el paso desde Colombia. 
 
Mientras tanto, se avanzó la incursión de personas por los laterales de los puentes, con la misión de quemar la ayuda humanitaria, dado el fracaso de la operación militar. García relata que el mandatario colombiano, Iván Duque, reclamó duramente a Guaidó por engañarlo, al asegurar que estaba respaldado por importantes contingentes militares. 
 
Esta fue la razón por la cual se avanzó la matriz de opinión de la quema de ayuda humanitaria, de la que vanamente se trató de acusar a Venezuela por la vía del desprestigio de las imágenes registradas por teleSUR, cuya autenticidad fue meses más tarde confirmada por The New York Times. 
 
Otro de los aspectos a los que aludió García durante su intervención, fue la manera como Guaidó ingresó a Colombia, a pesar de que tenía prohibición de salida del país. Como luego se hiciera público, el exparlamentario recibió ayuda de la banda narcoparamilitar Los Rastrojos y fue el propio exmandatario colombiano Álvaro Uribe Vélez quien realizó las gestiones para que se les brindara la correspondiente asistencia. 
 
De otro lado, el análisis de los rastros de la presunta ayuda humanitaria quemada por agentes identificados con la oposición reveló que se trataba de material bélico, más específicamente, material para reactivar las llamadas guarimbas. 
 
Luego del fracaso, el ala extremista de la oposición ensayó un fallido golpe de Estado (abril de 2019), cuyo propósito fue liberar a Leopoldo López y articular otras acciones, como la Operación Gedeón. El exgeneral Clíver Alcalá, recordó García, conoció al exmarine Jordan Groudeau, responsable de la Operación Gedeón, ejecutada en mayo de 2020.  
 
En ese mismo año 2019, se atacó el sistema eléctrico nacional, afectando gravemente el suministro de energía en el país por cerca de un mes; arreciaron las sanciones estadounidenses, y se concretó la apropiación de activos de Venezuela en el extranjero. 
 
A su parecer, el evento más notable para la oposición provino de sus propias filas, pues cerca de 80 diputados se rebelaron contra los desmanes de Guaidó y aún subrayado su férrea oposición al gobierno, rechazaron plenamente la política de sanciones y se sentaron con el gobierno para consolidar una ruta electoral para las elecciones legislativas, previstas para el 2020.  
 
Este grupo, ahora agrupado en la Alianza Democrática, ha sido desde entonces discriminado por la oposición extremista e incluso ignorado por los miembros de la misión de observación electoral de la Unión Europea, que optó por no reunirse con este sector durante su estancia en el país, como denunciara García en la rueda de prensa que ofreciera este martes la jefa de la misión, Isabel Santos.
 
Regresando al año 2020, trajo a colación el vergonzoso incidente que protagonizara Juan Guaidó, al colarse en el edificio del Palacio Federal Legislativo por una cerca (quería una foto que le diera la vuelta al mundo) con diputados suplentes –porque los parlamentarios principales ya no le apoyaron– y luego perseguir al diputado opositor Luis Parra, electo democráticamente por la mayoría como cabeza del Legislativo Nacional para gritarle improperios. 
 
Este paso, relata García, fue fundamental para la reinstitucionalización del la Asamblea Nacional y la designación de rectores del CNE por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), porque aún gozando de amplia mayoría parlamentaria, no quisieron hacer las designaciones como mandaba la Carta Magna, aduciendo que ello implicaría «legitimar» al Estado. 
 
Ya una vez constituida la nueva Asamblea Nacional, en enero de 2021, aún con el chavismo controlando la mayor cantidad de curules, Madelein García enfatizó que la representación opositora es consultada permanentemente para las decisiones de gran relevancia, que a menudo suelen ser adoptadas por consenso. 
 
Fue justamente esto lo que permitió que se designaran a nuevos rectores electorales por consenso, incluyendo a Enrique Márquez, personaje vinculado al pseudogobierno de usurpación de Juan Guaidó. 
 
García cuestionó las declaraciones que ofreciera la jefa de la misión de observación electoral de la Unión Europea, Isabel Santos, en las que acusó al gobierno de inhabilitar a opositores, a pesar de que muchos de los liderazgos que postuló la oposición extremista han participado de manera comprobada en actos de violencia sediciosa y terrorista. 
 
Aún así, el grupo no tuvo más remedio que reconocer a los poderes públicos venezolanos, admitir los esfuerzos y los logros del CNE para organizar unos comicios sin incidencias y enterrar definitivamente la matriz de fraude, pues se dejó claro que el sistema automatizado es confiable. 
 
Por si no fuera poco lo antes dicho, una vez concluida la rueda de prensa, el jefe de la misión del Parlamento europeo, Jordi Cañas y otros eurodiputados, felicitaron a la jefa de misión por lo que, a juzgar por sus comentarios, pareció una puesta en escena, en tanto le señalaron que «había quedado muy bien», «has quedado perfecta», «ha sido muy emotivo, nos has hecho llorar a todos». 
 
La comunicadora cuestionó declaraciones de Santos, según las cuales las megaelecciones habían transcurrido en mejores condiciones que las anteriores, pese a que Bruselas tenía 15 años sin observar comicios. 
 
También mereció su interés relatar que la eurodiputada desmereció que un candidato opositor a la gobernación del estado Bolívar, agrediera violentamente a otro candidato opositor y pese a que el ataque ocurrió frente a sus ojos, ella lo calificó como un asunto de menor importancia. 
 
–¿Cómo le fue al chavismo en las grandes ciudades?
 
Tomando la palabra nuevamente, Pérez Pirela enfatizó que la oposición fue «ultradividida» y el resultado fue que el chavismo conquistó la mayor parte de los cargos, al punto de hacerse con 10 de las 11 alcaldías más importantes del país, exceptuando la ciudad de Maracaibo, donde se impuso el candidato de la Mesa de la Unidad Democrática. 
 
Empero, al mediodía del martes, relató el experto, aún no se habían adjudicado las gobernaciones de los estados Barinas y Apure, pues la diferencia entre los principales contendores es estrecha.  En este orden, León Arismendi, rector suplente del CNE, aseguró que se anunciarían los resultados durante el día, si bien pasadas las 9:00 pm aún no se había anunciado a los contendores.  
 
–Los resultados en detalle
 
Aunque es innegable que el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela se alzó con la mayor parte de los cargos en disputa e incluso conquistó importantes plazas electorales, lo cierto es que la participación global apenas superó el 42%, destacó el analista. 
 
Para abrevar a esta tesis, recuperó las declaraciones que ofreciera el académico mexicano, Héctor Díaz Polanco, quien acudió como veedor internacional al evento y opinó que se registró una tasa de participación «magnífica», si se consideran los estándares internacionales. 
 
Asimismo, recordó que una vez difundido el segundo boletín, en el que previsiblemente se anunció una cifra de participación ligeramente mayor, Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, defendió el resultado asegurando que 8,9 millones de venezolanos ejercieron su derecho al sufragio y son esos los únicos votos que pueden contarse.
 
De otra parte, el dirigente socialista también resaltó que sectores de todo el espectro político pudieron presentar candidatos y competir por los cargos, contaron con testigos electorales y participaron en las distintas auditorías realizadas por el CNE, sin que se reportaran incidencias. 
 
Aunque los alegatos de Rodríguez y otros expertos electorales sean ciertos, Pérez Pirela puntualizó que la participación osciló entre 54,17% (Cojedes) y 36,32% (Alcaldía de Caracas). Otras entidades que registraron una participación relativamente más baja que el promedio fueron Bolívar (36,44%), Aragua (36,60%) y Carabobo (36,67%), comentó. 
 
A su parecer, en los resultados regionales, también destaca la pérdida de espacios de la así llamada Mesa de la Unidad Democrática, pues todos los gobernadores que resultaron electos por esa tarjeta en 2017 perdieron por una combinación de factores, incluyendo la imposibilidad de la oposición de derecha de presentar candidaturas únicas. 
 
Para explicar el punto, destacó que esto es particularmente cierto en el caso de la todavía gobernadora tachirense Laidy Gómez, perteneciente a las filas del opositor partido Acción Democrática pero crítica acérrima de las sanciones y del «interinato» de Juan Guaidó, al tiempo que Antonio Barreto Sira (Anzoátegui), Alfredo Díaz (Nueva Esparta) y Ramón Guevara (Mérida), su pobre desempeño los relegó a un tercer lugar, como apuntara Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional, en declaraciones ofrecidas a la prensa la tarde del lunes. 
 
El analista precisó que Cuando se acerca un poco más la lupa, se aprecian otros datos interesantes. Por ejemplo, indicó, el portal La Tabla reseña que solamente en cinco de las 23 gobernaciones los candidatos alcanzaron la victoria con más del 50% de los votos, nueve más cosecharon entre 45% y 49% de los sufragios y siete más se impusieron con menos de 45%. 
 
Globalmente consideradas las cifras, la más votada fue la actual gobernadora de Delta Amacuro, Lizeta Hernández (60,55%), mientras que el menos votado fue Miguel Rodríguez, candidato del Psuv en Amazonas (40,23%), precisó.
 
Madelein García considera que la contundente victoria del chavismo en la mayor parte de las entidades y localidades es un efecto de la conciencia popular y de la organización partidista. 
 
Empero, en el caso del estado Zulia (así como en los otros lugares donde venció la oposición), la victoria se explica luego de las penurias por las que hicieron pasar a los habitantes, que finalmente apostaron por una alternativa diferente. 
 
Con respecto a la alcaldía de Santa Rita (costa oriental del Lago, Zulia), aseguró que al modo de los paramilitares, se profirieron amenazas de muerte contra miembros del Psuv, incluyendo contra la persona de la abanderada socialista, lo que hizo que muchos votantes de ese municipio decidieron no acudir a las urnas. 
 
Otro aspecto comentado por García fue la desunión de la oposición, que le costó algunos cargos como las gobernaciones de Táchira o Lara. En este punto Pérez Pirela, el juego democrático conviene a la oposición. 
 
En relación con las alcaldías, aunque los candidatos del Psuv obtuvieron la mayoría de los cargos (205 de 335), visto más de cerca, el resultado muestra que políticos locales de oposición lograron vencer en 117 municipios, lo que representa un incremento sustancial, pues en 2017 solamente obtuvo 29, incluyendo dos independientes. 
 
Así, detalló, al ofrecer el segundo boletín, Pedro Calzadilla detalló que de los 335 cargos a alcaldes y alcaldesas, 322 ya son adjudicables: 205 al Gran Polo Patriótico (GPP), 59 a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), 37 a Acción Democrática (AD) y 21 a otros partidos. 
 
Si se enfatiza solo en lo obtenido por la MUD, los resultados relativos a gobierno local quedarían como sigue: 2021 (59), 2017 (26), 2013 (76) y 2008 (56), de donde se deduce que la oposición de derecha consiguió en esta oportunidad su mejor resultado histórico en este ámbito de los últimos 13 años. 
 
Asimismo, si se considera que el Psuv se hizo con la victoria en las principales ciudades y triunfó en la mayoría de las gobernaciones, el resultado parece indicar que los ciudadanos castigaron a los alcaldes por exhibir una gestión deficiente –90% de los alcaldes del Psuv no compitieron por la reelección–, al tiempo que no responsabilizaron ni al gobierno regional ni al nacional por los fallos, continuó desarrollando.
 
Madelein García, de su lado, reconoció que es verdad que cuando la oposición se organiza y compite en los comicios, obtiene resultados positivos, pero tiene escaso interés en gobernar porque su «negocio» no es la democracia ni ser gobierno, sino apropiarse del dinero público por medio de despojos milmillonarios de los activos del país con la complicidad de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC). 
 
La comunicadora también recordó que Superlano, que ejercía como presidente de la Comisión de Contraloría de la anterior legislatura, en complicidad con el representante de Guaidó en Washington, Carlos Vecchio, extorsionaban a empresarios y a otros actores, amenazándoles con incluirles en las tenebrosas listas de la OFAC. 
 
A modo de cierre, Pérez Pirela destacó la debacle electoral del extremismo opositor y el crecimiento de otro bloque opositor, que fue sistemáticamente ignorado por la Unión Europea. Para García, esto ocurre porque Vecchio y otros agentes lograron convencer a los jerarcas de Bruselas que en Venezuela hay una dictadura y que sus acciones están amparadas en la Constitución. 
 
(LaIguana.TV)
Comentarios Facebook