Karim Benzema ha sido condenado a un año de cárcel y a una multa de 75.000 euros por complicidad en un intento de extorsión a Mathieu Valbuena, en el 2015, por el caso conocido como ‘sextape’. 

El Tribunal de Versalles ha considerado que la conversación que Benzema mantuvo con Valbuena en la que trató de convencerle de que entrase en contacto con los chantajistas constituye una intervención «deliberada» para que pagara para evitar que el vídeo fuera difundido. 

Los jueces han reconocido que Benzema no tenía un interés económico en el intento de extorsión, pero consideran que «se implicó personalmente», por amistad con uno de los chantajistas. 

El delantero no entrará en prisión, ya que la pena de cárcel ha sido suspendida, pero sí que deberá pagar los 75.000 euros de multa. 

El caso se remonta al año 2015. El excompañero de selección de Benzema (ahora jugador de Olympiacos) denunció ante la policía la recepción de una llamada donde se le pedía 150.000 euros para no publicar un video de carácter sexual en el que supuestamente aparecía. 

A raíz de esta denuncia, las autoridades descubrieron que Benzema estaba al corriente de la existencia del video porque los chantajistas contactaron con personas de su entorno para que intermediara con Valbuena. 

El 6 de octubre de 2015, el delantero del Real Madrid habló con su compañero de selección, alertándole de que podría sufrir consecuencias si no accedía a los chantajes. 

Según la defensa de Benezema, su intermediación buscaba ayudar a su compañero, mientras que Valbuena consideró que el jugador del Real Madrid participó como mensajero de los chantajistas utilizando un «tono amenazante». 

La defensa del jugador ya anunció su intención de recurrir la sentencia. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook