Descubierta en Sudáfrica hace pocos días, la nueva variante del coronavirus se está propagando rápidamente por el globo. ¿En qué países se ha detectado la cepa ómicron?
 
La nueva variante se descubrió por primera vez el 11 de noviembre de 2021 en Botsuana, al norte de Sudáfrica. Luego, se extendió a Sudáfrica, siendo detectada principalmente en la provincia de Gauteng, que incluye Johannesburgo y Pretoria, detalló Deutsche Welle.
 
Las autoridades de Bélgica confirmaron el primer caso de contagio con la nueva variante sudafricana del coronavirus el 27 de noviembre. La persona infectada es un pasajero que regresó de Egipto recientemente.
 
El ministro de Salud del Reino Unido, Sajid Javid, confirmó el 27 de noviembre los primeros dos casos en el país. Agregó que ambos están vinculados y los individuos contagiados están autoaislados en sus hogares mientras se realizan más pruebas y se rastrean los contactos.
 
En Alemania también se han confirmado dos casos. Se trata de dos viajeros que llegaron de un viaje de Sudáfrica al aeropuerto de Múnich, en el estado sureño de Baviera.
 
El Instituto Superior de Salud de Italia (ISS) también anunció el 27 de noviembre que se había detectado el primer caso de la variante ómicron en el país. Se trata de una persona que estuvo recientemente en Mozambique, detalla Reuters.
 
Además, dos viajeros llegados de Sudáfrica a Australia también han dado positivo a la variante ómicron. Las dos personas, completamente vacunadas y asintomáticas, fueron aisladas en un centro de salud especial.
 
La variante ómicron del coronavirus probablemente ya esté circulando en Francia, afirmó el ministro de Salud galo Olivier Veran, el 28 de noviembre. Agregó que el Gobierno del país endurecería las restricciones para contener su propagación.
 
Austria, por su parte, ha detectado su primer caso sospechoso de la nueva variante del coronavirus en el Tirol, informaron las autoridades locales. Un viajero que regresó de Sudáfrica hace unos días dio positivo por COVID-19 con indicios de la nueva variante.
 
El primer caso de la cepa altamente mutada se detectó en Israel el 26 de noviembre, anunció el Ministerio de Salud del país. La persona fue identificada como un israelí que había regresado de Malaui, informó Times of Israel.
 
El 28 de noviembre, el ministro de Salud de los Países Bajos, Hugo de Jonge, confirmó que 13 de los 61 individuos diagnosticados con COVID-19 tras llegar al país en un vuelo de Sudáfrica tienen en su organismo la nueva cepa ómicron.
 
Poco después, el Instituto Statens Serum de Dinamarca confirmó que dos pasajeros llegados desde Sudáfrica dieron positivo a la nueva variante de coronavirus.
 

Los países imponen restricciones

Diversos países ya han impuesto restricciones para evitar la llegada de la variante ómicron a sus territorios. El cierre parcial o total de fronteras ha sido adoptado en diversas naciones
Israel, por ejemplo, ha decidido cerrar completamente sus fronteras a los extranjeros. De momento, la medida se aplicará por dos semanas.
 
Hungría aprobó medidas que restringen la entrada de pasajeros de siete países de la región sudafricana debido a los riesgos de importar la nueva mutación del COVID-19.
 
En Japón, el Gobierno decidió imponer ciertas restricciones a la entrada a su territorio para ciudadanos que lleguen de países cercanos a Sudáfrica. Las personas provenientes de la región deben someterse a una cuarentena obligatoria de 10 días en lugares predeterminados.
 
Tailandia prohibirá a partir de diciembre la entrada a su territorio para los viajeros que llegarán desde ocho países africanos, declaró Opas Karnkawinpong, director general del Departamento de Control de Enfermedades del Ministerio de Salud.
 
El presidente de Colombia, Iván Duque, advirtió que el país aplicará medidas para los viajeros que lleguen —con escala— desde África y que presenten síntomas de COVID-19, debido a la aparición de la variante ómicron en Sudáfrica.
 
El primer ministro de la India, Narendra Modi, llamó a reconsiderar la fecha de la apertura de las fronteras para los turistas a la luz de la nueva mutación del COVID-19, comunicó el servicio de prensa del mandatario hindú.
 
Australia suspendió por un período de dos semanas los vuelos desde nueve países africanos para evitar la propagación de la variante ómicron, declaró el ministro de Salud australiano, Greg Hunt.
 
En México, sin embargo, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de México, Hugo López-Gatell, calificó de inútil el cierre de fronteras o las limitaciones de viaje ante la nueva variante de coronavirus ómicron.
 
Las restricciones a los viajes desde el sur de África han sido denunciadas por el Gobierno sudafricano. El país calificó las medidas de injustas y potencialmente dañinas para su economía. Además, considera que está siendo castigado por su capacidad científica para identificar las variantes del coronavirus temprano.
 
(Sputnik)
Comentarios Facebook