La creciente influencia de China sería el principal objetivo del pacto AUKUS, formado recientemente por EEUU, Reino Unido y Australia. El asesor para asuntos del indopacífico del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU asegura que la alianza no permitirá «poner a Australia de rodillas». 

Hasta hace pocos años esta alianza no estaba en los planes de los tres países, pero el rápido crecimiento de la influencia de China en la región forzó a los socios a fortalecer su integración militar, según informó el asesor para asuntos del indopacífico del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, Kurt M. Campbell. 

«[El AUKUS] fue creado principalmente por las acciones de China. Entonces, creo, aquellos que comentan o critican estos esfuerzos deberían preguntarse: ¿cuál es la fuerza impulsora detrás de esta iniciativa? Se basa en la evidente ansiedad que hemos visto en determinadas acciones y políticas de China. Pero también en la confianza de que tenemos un papel en nuestro futuro y nos mantendremos firmes», dijo Campbell al Lowy Institute, con sede en Sídney. 

La guerra de sanciones como detonante 

Al describir a China como un país cada vez más belicoso y decidido a imponer su voluntad en el extranjero, el asesor de la Casa Blanca subrayó que Pekín se había embarcado en una «guerra económica realmente notable, dirigida contra Australia». 

Durante los últimos dos años, China ha introducido una serie de sanciones a los productos australianos en medio de una feroz disputa política que ha congelado los contactos ministeriales y ha sumido las relaciones bilaterales en una grave crisis. 

Las medidas de Pekín llegaron luego de que Camberra prohibiera a Huawei participar en licitaciones del 5G. En respuesta, el gigante asiático impuso sanciones a una serie de productos australianos como la cebada, el carbón, los minerales de cobre, el algodón, el heno, los troncos, las langostas, el azúcar, el vino, la carne de res, los cítricos, los cereales, las uvas, los productos lácteos, los preparados para lactantes, entre otros. 

«La intención de China habría sido quebrar a Australia. Poner a Australia de rodillas», asegura Campbell. 

El enviado de EEUU considera que bajo la Presidencia de Xi Jinping, China se ha vuelto «más tolerante al riesgo, más asertiva, más determinada a tomar medidas que otros países considerarían coercitivas». 

El 15 de septiembre, Estados Unidos, Reino Unido y Australia dieron a conocer un nuevo acuerdo militar, denominado AUKUS. La iniciativa no solo causó preocupación en China, sino que además afectó las relaciones de los tres países con Francia, que perdió un millonario contrato de Defensa previamente acordado con Australia. 

(Sputnik)

Comentarios Facebook