Rusia advierte contra la membrecía de Ucrania en la OTAN y la ayuda que le provee el bloque militar, mientras llama a las partes en conflicto a solventar la crisis.

“El deseo de la OTAN de incluir a Georgia y Ucrania en la alianza sería una bomba de tiempo en el corazón del continente europeo”, ha alertado este jueves el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, en una reunión mantenida con el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en Estocolmo, la capital de Suecia. 

Lavrov ha denunciado también que el Occidente suministra armas a Ucrania, engañando al país con una posible solución militar al conflicto en la zona del Dombás, región independentista del este de Ucrania y limítrofe con Rusia. 

Esto mientras que la Federación Rusa busca aunar esfuerzos para el arreglo de la crisis ucraniana y no quiere “ningún conflicto” al respecto, ha asegurado el canciller ruso, para luego agregar que está dispuesto a cooperar con EEUU, restablecer un canal de diálogo y acercar posturas. 

Además, ha hecho hincapié en que una nueva ampliación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) hacia el este del país euroasiático afectará sin duda alguna a los intereses fundamentales de la seguridad de Rusia. 

“La transformación de nuestros países vecinos en un trampolín para el enfrentamiento con Rusia, el despliegue de las fuerzas de la OTAN en las inmediaciones de áreas estratégicamente importantes para nuestra seguridad es categóricamente inaceptable”, ha aseverado la misma jornada el jefe de la diplomacia rusa, en su discurso en la reunión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). 

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, indicó el miércoles que el Occidente sigue ignorando todas las preocupaciones del Kremlin por la expansión del bloque militar, enfatizando que Moscú necesita “garantías legales y jurídicas” para iniciar negociaciones sustanciales. 

Desde 2014, Dombás es escenario de guerra entre los ucranianos y los independentistas prorrusos. No obstante, la tensión se ha disparado con acusaciones mutuas entre Kiev y Moscú de movilización de tropas y preparativos para una posible ofensiva. 

A su vez, el país euroasiático ha repetido una y otra vez que no es parte de este conflicto y acusa al Occidente, encabezado por EEUU, de incitar a Ucrania a iniciar un nuevo enfrentamiento con los independentistas y desestabilizar las fronteras rusas. 

(HispanTV) 

 

 

 

 

 

Comentarios Facebook