La Policía turca frustró un intento de asesinato contra el presidente Recep Tayyip Erdogan, al desactivar una bomba colocada en el coche de uno de sus escoltas. 

Según ha precisado la agencia de noticias Anadolu, la Policía de Turquía ha encontrado este sábado un artefacto explosivo debajo de un vehículo que pertenece a un oficial de policía asignado para resguardar un evento al que asistió el presidente Erdogan en el este del país.  

El dispositivo fue descubierto en el automóvil estacionado en la pequeña ciudad de Nusaybin en la frontera con Siria. Desde allí, el oficial debía conducir 200 kilómetros (125 millas) al noreste hasta Siirt, donde estaba previsto que Erdogan se dirigiera a una audiencia al aire libre, reporta la prensa turca. 

“El explosivo fue descubierto antes de que el oficial de policía viajara a Siirt y fuera desactivado por los escuadrones de bombas”, ha reportado la cadena TRT Haber. 

Los equipos de investigación han acudido a la escena del incidente, escaneado la bomba y el vehículo en busca de huellas dactilares de las personas que colocaron la bomba. 

(HispanTV) 

Comentarios Facebook