El pseudogobierno de usurpación de Juan Guaidó vive sus peores días desde enero de 2019, cuando el exdiputado se autoproclamó presidente interino. Al duro revés sufrido por su coalición en los pasados comicios regionales y municipales, se suman más fracturas internas, indisimulables escándalos de corrupción y una creciente pérdida de respaldo internacional.

Sobre estos temas disertó el filósofo y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela en la edición 392 de su programa Desde Donde Sea transmitida este martes 7 de diciembre a las 7:00 pm a través de las plataformas virtuales de LaIguana.TV.  

Para entrar en materia, el analista destacó que estos hechos dan cuenta del desmoronamiento del pseudogobierno de Juan Guaidó, cual si de un castillo de naipes se tratara, acaso débilmente todavía sostenido por el respaldo que Washington y un puñado de países, que se arrogan el derecho de autodenominarse la «comunidad internacional».   

Refirió asimismo que este lunes 7 de diciembre, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) ratificó por mayoría las credenciales presentadas por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, informó el embajador venezolano en esa instancia, Samuel Moncada.  

«Hoy la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó reconocer las credenciales del Gobierno del presidente Nicolás Maduro como representante legítimo de la República Bolivariana de Venezuela. Una victoria del pueblo soberano contra las agresiones coloniales de Estados Unidos», citó Pérez Pirela al diplomático venezolano, quien expresó estas ideas en Twitter.  

«Se trata de una grandísima victoria del pueblo soberano, que ha resistido heroicamente las sanciones impuestas por Estados Unidos», destacó el experto, quien además mencionó que en su intervención, Moncada precisó que solamente 16 de los 193 países que componen el organismo multilateral continúan apoyando a la supuesta representación de Guaidó, que ha pretendido instituirse falsamente como legítima con el respaldo de Washington y otro puñado de naciones. 

Además, añadió que el representante diplomático aprovechó la ocasión para denunciar las reiteradas violaciones a la Carta de las Naciones Unidas en las que han incurrido Estados Unidos y sus aliados para intervenir en los asuntos internos de Venezuela.  

En un segundo tuit comentado por el también director de LaIguana.TV, el representante de Venezuela ante la ONU recordó que Guaidó –a quien tachó de «esclavo colonial creado por Estados Unidos para saquear a Venezuela»– contó con el apoyo de 60 países, mientras que en el presente, esa cantidad se redujo a solo 16. «Es la victoria del derecho internacional y la autodeterminación de los pueblos», remató. 

El comunicador reflexionó que estos países que presuntamente continúan respaldando «el gobierno de comiquita de Guaidó», en realidad «están obligados a apoyar las políticas injerencistas de Estados Unidos». 

Casi en solitario, Washington persiste en apoyar a Guaidó 

A pesar de esto, el experto relató que gobierno de Joe Biden insiste, ya casi en solitario, en mantener su apoyo a Juan Guaidó. Así, la semana la semana previa, altos funcionarios del departamento de Estado sostuvieron reuniones con el exparlamentario y con representantes de sus intereses en las conversaciones con el Gobierno Bolivariano, que están suspendidas desde inicios de octubre.  

En declaraciones públicas, Estados Unidos ratificó su respaldo al pseudogobierno interino y exigió al Ejecutivo Nacional regresar a la mesa de negociación en un lapso perentorio, ello a pesar de haber boicoteado abiertamente esta y todas las negociaciones que han adelantado el gobierno y las oposiciones.  

A este respecto, el filósofo citó la subsecretaria de Estado para asuntos políticos, Victoria Nuland, quien escribió en Twitter: «Nos reunimos con la Plataforma Unitaria de Venezuela para reafirmar el apoyo de Estados Unidos a las negociaciones. Apoyamos al pueblo venezolano en su lucha por la democracia e instamos al gobierno de Maduro a regresar a la mesa de negociaciones en beneficio de todos los venezolanos».  

El analista mostró la fotografía compartida oficial del encuentro difundida por Nuland, a la que también concurrió el pseudoembajador estadounidense para Venezuela, James Story, en la que se aprecia a la delegación de la Plataforma Unitaria en pleno: Gerardo Blyde, Freddy Guevara, Tomás Guanipa, Stalin González, Luis Aquiles Moreno, Roberto Enríquez, Mariela Magallanes, Luis Emilio Rondón y Claudia Nikken.  

Por su parte, el gobierno venezolano rechazó la nueva injerencia y denunció que Washington torpedeó las negociaciones y ahora pretende que se reinicien urgentemente, indicó. 

Adicionalmente, refirió que Brian A. Nichols, secretario asistente para Asuntos del Hemisferio Occidental de los Estados Unidos, anunció el pasado 3 de diciembre que sostuvo una «buena conversación» con el exdiputado Guaidó, en la que Washington reiteró su «compromiso con el retorno de la democracia en Venezuela».  

En Twitter, mencionó Pérez Pirela, el alto funcionario aseguró que su gobierno apoyaba «el importante trabajo que realiza el gobierno interino para forjar un camino a hacia la democracia y poner fin a la crisis humanitaria en Venezuela».  

Sin embargo, también matizó que a pesar de todos estos anuncios, analistas estiman que la administración Biden podría estar evaluando descartar definitivamente a Guaidó, en virtud de su incapacidad para alcanzar los objetivos para los que se le aupó como «presidente interino». 

Así las cosas, relató que en entrevista concedida este lunes a la cadena HispanTV, la analista María Fernanda Barreto aseguró que el llamado interinato únicamente sirvió para legitimar las injerencias estadounidenses y el saqueo de los activos de Venezuela en el extranjero, no para deponer a Nicolás Maduro, que era su objetivo fundamental. 

Barreto es de la opinión que la Casa Blanca está atrapada en un gran dilema, pues aunque desea continuar atacando a la Revolución Bolivariana, el ala extremista de la oposición no ha podido cumplir con la tarea encomendada. Y aunque no quiso adelantar un pronóstico firme, la experta vaticinó que en enero de 2022, Washington podría anunciar una nueva postura sobre el que hasta ahora ha sido su protegido.  

A su juicio, otro de los asuntos en juego es que en las pasadas elecciones regionales y municipales, los partidos de ultraderecha como Voluntad Popular o Primero Justicia fueron los grandes derrotados de la jornada, pues los electores de la oposición prefirieron por apostar a figuras históricas ligadas a la socialdemocracia derechizada.  

En adición, la concurrencia de prácticamente todos los sectores políticos a las elecciones y la nuevamente comprobada transparencia del sistema electoral venezolano, derrumbaron sin remedio la narrativa según la cual el gobierno de Nicolás Maduro carece de respaldo popular y mostraron la hiperfragmentación de las fuerzas opositoras, en buena medida causada por Leopoldo López, Juan Guaidó y el círculo de políticos que los secunda.  

Borges abandona el barco del interinato 

En continuidad con el análisis, Pérez Pirela puntualizó que por si el panorama no era suficientemente complicado para Guaidó, Julio Borges, quien venía ejerciendo labores como «representante de Relaciones Exteriores» de su pseudogobierno, anunció su renuncia el pasado domingo 5 de diciembre y exigió el fin del interinato.

En este orden, detalló que en una rueda de prensa transmitida vía Zoom, Borges admitió que el ala extremista de la oposición aglutinada en torno a Guaidó perdió respaldo internacional en virtud de la multitud de escándalos de corrupción que protagonizaron sus dirigentes y acusó a su colega exdiputado de pretender perpetuarse en el poder. 

«¿Después de bloqueos, sanciones, invasiones, después de habernos cortado la luz, de habernos malpuesto en el exterior, ahora este grupúsculo sale a decir esto?», preguntó retóricamente. 

El comunicador enfatizó que Borges trató de deslindarse de los manejos dolosos de los activos venezolanos en el extranjero, a pesar de que fue un alto personero del pretendido gobierno interino y señaló directamente a Voluntad Popular, partido de Leopoldo López y Juan Guaidó, de manejar los recursos del Estado de manera poco transparente.  

No obstante, recordó que este político derechista se autoexilió en Bogotá, Colombia, país donde se encuentra de la sede de Monómeros, una de las dos filiales de Petróleos de Venezuela en el extranjero de las que se apropió el pseudogobierno de usurpación y de cuyo saqueo participó activamente, según denuncias de Humberto Calderón Berti, exrepresentante de Guaidó ante el gobierno de Iván Duque. 

Borges también anunció que este martes 7 de diciembre se presentaría ante el grupo de exparlamentarios que secundan a Guaidó para entregar formalmente su renuncia y proponer «un paquete» de reformas al pseudogobierno interino, que finalmente no se concretó.  

El también director de LaIguana.TV comentó que según el dirigente derechista, su iniciativa persigue «buscar cambios estructurales», en tanto el así denominado gobierno interino «ha derivado en una instancia que ha propiciado inaceptables acciones de corrupción que lastiman gravemente la lucha democrática».  

En su criterio, estos fallos alejan al ala extremista de la oposición de su «objetivo de libertad», que este sector político entiende como el derrocamiento del presidente Nicolás Maduro.  

Borges aprovechó para reiterar que el pseudogobierno se había «convertido en un fin en sí mismo que se busca prolongar indefinidamente» y que se había enfocado «en la administración de activos y juicios», en desmedro del precitado objetivo político. 

A pesar de haber fungido como uno de sus colaboradores más cercano, también sindicó directamente a Guaidó de dirigir «la lucha política fuera de nuestras fronteras» y de dividir a quienes apoyan la idea de desbancar por la fuerza al gobierno del presidente Nicolás Maduro.  

Guaidó cada vez más solo y a Borges casi todos le tiran piedras 

Del lado de Primero Justicia, la salida de Borges del pseudogobierno interino ha sido presentada como una suerte aire fresco con el que pretenderían hacer una especie de borrón y cuenta nueva de cara a las elecciones presidenciales de 2024, al tiempo que se deslindan de un asunto por el que han tenido que pagar un precio enorme en términos electorales, sintetizó Pérez Pirela.  

Para profundizar en esta arista, mencionó que Henrique Capriles Radonski, excandidato presidencial y una de las cabezas de ese partido, respaldó la decisión de Julio Borges, que se alinea con sus abiertas críticas al «interinato», si bien nunca estas salpicaron directamente a su copartidario, embarcado en la aventura sediciosa con Guaidó desde el primer día.  

A este respecto destacó que en Twitter, el político apuntó que Borges –quien es el Coordinación Nacional de Primero Justicia– había dicho «muchas verdades» en las últimas horas. «Nadie debe sentirse ofendido al oírlas y tiene todo el apoyo», añadió.  

«Si este señor Julio Borges, ¿irá preso?», se preguntó. «Guaidó está en Venezuela y está libre», fustigó, cuestionando la actuación de la justicia venezolana, que no ha concretado imputaciones concretas contra estos personeros, a pesar de la flagrancia con la que han cometido varios delitos.  

A modo de inciso, en relación con la sobreabundancia de inhabilitaciones políticas asociadas a las postulaciones a la gobernación de Barinas, comentó que «las leyes son para todos» y que en su opinión «hay muchas inhabilitaciones políticas en el aire». 

De vuelta al tema, señaló que analistas como María Fernanda Barreto consideran que se trata de un esfuerzo desesperado de Borges y de su partido en aras de garantizar su propia supervivencia política.  

A juicio de Barreto, estos dirigentes estarían pretendiendo lavarse la cara y erigirse como referentes morales, de cara al ‘lawfare’ que pretenden emprender contra el presidente Nicolás Maduro en cortes internacionales por supuestas violaciones masivas a los derechos humanos.  

Desde su punto de vista, reacciones como las del partido demócrata cristiano Copei o de diputados de oposición como Luis Eduardo Martínez abonan al menos parcialmente a lo sostenido por Barreto, pues no dudaron en denunciar el intento de Borges por salir indemne de los escándalos de corrupción que salpican al «interinato».  

A este respecto, relató que Juan Carlos Alvarado, secretario general de Copei, demandó este lunes que las acciones cometidas por personeros del pseudogobieno de Guaidó no queden impunes, lo que significa que ya no es solamente el chavismo el que exige justicia, sino que a este exhorto se unen cada vez más voces de las distintas oposiciones. 

«Espero que el gobierno nacional y todas las instituciones los hagan pagar sus responsabilidades, que no quede en vano o en impunidad el daño que le han hecho a la Nación. No llamaremos al odio, pero sí al ejercicio de la justicia», dijo durante una rueda de prensa.  

Alvarado también la emprendió contra Borges, a quien acusó directamente de estar implicado en los manejos corruptos que el grupo derechista ha hecho de los activos de Venezuela en el extranjero.  

Seguidamente, citó las palabras del dirigente copeyano sobre este tema: «A veces uno tiene que hacer un ejercicio de autoevaluación, hablar de un gobierno interino que ha sido corrupto durante tres años y darte cuenta de esto hace 24 horas, te hace parte de la complicidad».  

Por su parte, Luis Eduardo Martínez, parlamentario por el partido Acción Democrática, en una entrevista concedida este lunes aseveró que los tres años de interinato habían dejado consecuencias «graves y delicadas» para Venezuela.  

«Son millones de dólares que se han perdido en aras de mantener esa figura de nada. Es raro que, hasta ahora, ninguno de los vinculados ha abierto la boca, no ha habido ninguna respuesta, deberían pronunciarse hoy», agregó.  

El analista puntualizó que de su lado, la oficina de prensa de Guaidó anunció el lunes que «la Oficina Adjunta de Relaciones Exteriores» reemplazará temporalmente a Borges en «la conducción de las relaciones exteriores del gobierno interino con aliados del mundo democrático», que a juzgar por la votación en la ONU, está limitado a 16 países de los 193 que conforman la comunidad internacional». 

«Este espectáculo es propio del postmegaeleeciones y no terminará aquí. Los primeros meses de 2022 estarán caracterizados por una especie de atajaperros de este supuesto govierno interino, que con tal de exculparse, tratarán de hundir a sus otrora aliados», remató.  

Antes de cerrar la edición, recordó que mañana miércoles estará como invitado en Desde Donde Sea el escritor y ensayista venezolano Vladimir Acosta, mientras que el jueves de filosofía contará con la participación del politólogo argentino Atilio Borón.  

(LaIguana.TV) 

 

 

Comentarios Facebook