Dos guardias civiles del puesto de Canfranc en Badaguás (Huesca) rescataron a un perro nadando en aguas heladas.  

Los hombres no dudaron en arrojarse al agua congelada, rodeada de capas de hielo, para salvar al animal que nadaba entre los bloques de hielo sin poder llegar a la orilla.  

Previo al heroico gesto, los agentes se quitaron su uniforme a pesar de la baja temperatura. 

(20 Minutos) 

Comentarios Facebook