La ‘infuencer’ Yoseline Hoffman, mejor conocida como YosStop, retomó la actividad de su famoso canal de YouTube para hablar sobre discriminación a las mujeres, tal y como se lo ordenó el juez que la liberó de la cárcel a finales de noviembre.

Hace un par de semanas lo advirtió: el contenido de sus videos ya no sería el mismo al que estaban acostumbrados sus fans antes de que ingresara a la cárcel por el delito de pornografía infantil. Y a menos de un mes de haber salido de prisión, ha cumplido su promesa.

Se trata del primer video de YosStop en cinco meses. Desde el título algo cambia con respecto a sus contenidos anteriores: «Historia de discriminación hacia las mujeres». En dos horas, ya registra 14.000 vistas.

En su nuevo video, la youtubera mexicana hace un recuento de la discriminación que han sufrido las mujeres, desde la Antigua Grecia hasta la actualidad, pasando por las culturas prehispánicas, a las que señaló de haber funcionado bajo un régimen patriarcal.

«Nos siguen viendo como que tenemos que dedicarnos a los hijos, que tenemos que dedicarnos a la casa. Yo sé que no todo el mundo piensa así, pero todavía existen muchas personas que sí. Todas estas creencias alrededor de lo femenino tienen una implicación de violencia simbólica y también violencia física y psicológica hacia nosotras las mujeres», dijo Yoseline Hoffman.

El 29 de junio de 2021, la Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México (FGJ-CDMX) detuvo a la ‘influencer’ afuera de su casa por el delito de pornografía infantil.

De acuerdo con las investigaciones de las autoridades capitalinas, YosStop narró, desde su canal de YouTube, la presunta violación de Ainara S, quien era menor de edad cuando fue abusada sexualmente por varias personas.

Por ese motivo, Hoffman ingresó al penal de Santa Martha Acatitla, donde permaneció hasta el 30 de noviembre, luego de que un juez reclasificó su delito de pornografía infantil a discriminación, por lo cual su sanción ya no ameritaba la cárcel.

La youtubera mexicana siempre negó las acusaciones en su contra.

Como parte del acuerdo al que YosStop llegó con las autoridades, se estableció que la joven debía tomar talleres sobre discriminación y violencia en la Secretaría de las Mujeres de Ciudad de México y en la Unidad de Supervisión de Medidas Cautelares y Suspensión Condicional del Poder Judicial.

También se comprometió a no volver a emitir mensajes humillantes, discriminatorios o denigrantes sobre ninguna persona y aseguró que subiría videos de lo que aprendiera con colectivos feministas.

Hace una semana, YosStop contó que su vida en la cárcel fue como vivir su propia muerte, ya que su rutina consistía en una clase de zumba a la semana, leer, escribir y meditar.

«Yo viví en una cárcel muy distinta, que algunos dirán que es una cárcel ‘privilegiada’, pero al final cárcel es cárcel… A las 8 de la noche me encerraban y a las 8 de la mañana me abrían», declaró Hoffman.

(Sputnik)

Comentarios Facebook