Es bien sabido que los papás hacen de todo para que sus hijos pasen un rato agradable, ya sea que organicen fiestas, les preparen sus comidas preferidas o incluso contraten imitadores del Grinch para entrar en el espíritu navideño.

Esto es lo que hizo Laura Magill, quien pagó 96 dólares para que un imitador del Grinch fuera a su casa a jugar con su hijo. Sin embargo, las cosas no salieron para nada como ella planeaba.

Solo quería una velada divertida

En un post de Facebook, Laura expresó su frustración, ya que encontró un anuncio que ofrecía los servicios de un Grinch que va a las casas para jugar con los niños, desordenar su cama, organizar guerras de almohadas, poner papel higiénico alrededor del árbol y tomar fotos de la divertida velada.

La Navidad ya se acerca, así que ella decidió contratarlo. ¡Error! Lo que se suponía que debía ser una velada divertida para todos resultó ser un verdadero desastre, literalmente.

Las cosas se salieron de control

El imitador del icónico personaje hizo un desastre horrible en la casa, desde embarrar en las paredes unos cupcakes que Laura había comprado hasta romper las decoraciones navideñas. Pero esto no fue todo, pues el Grinch no se limitó a arruinar la Navidad, sino que también vertió jabón y estrelló huevos en el piso de su cocina. Además, vació una botella de jugo en el pequeño hijo de Laura, arruinando su mameluco nuevo.

Obviamente, Laura se contactó con la agencia en la que contrató al Grinch, pero hasta el momento en que publicó su desagradable experiencia, no había tenido respuesta.

(OK Chicas)

Imagen

 

Comentarios Facebook