En una primera audiencia, que fue presencial, la jueza federal Alicia Otazo-Reyes leyó a Mario Palacios los dos cargos: conspiración para cometer un asesinato o secuestro fuera de Estados Unidos y proveer apoyo material que resultó en muerte. 

Esposado y vestido con un jean y una camiseta gris, Palacios, de 43 años, dijo no tener recursos en Estados Unidos para pagar un abogado. La jueza le asignó enseguida al abogado Alfredo Izaguirre, con quien Palacios habló brevemente antes de proseguir la audiencia. 

La jueza programó para el próximo 31 de enero la audiencia en la que le leerán formalmente los cargos. Mientras tanto, la Fiscalía del Sur de Florida pidió a la jueza que Palacios continuara detenido al considerarlo un “riesgo de fuga y peligro para la comunidad”. 

Si es declarado culpable de los cargos en EEUU, Palacios enfrenta una pena máxima de cadena perpetua. 

Los detalles de la acusación contra Mario Palacios por el magnicidio del presidente de Haití 

Palacios hace parte de los posibles responsables del magnicidio perpetrado por un comando el 7 de julio del año pasado en Puerto Príncipe. 

“El acusado y otros, incluido un grupo de aproximadamente otros 20 ciudadanos colombianos y un grupo de ciudadanos con doble nacionalidad haitiano-estadounidense con base en Haití, participaron en un complot para secuestrar o matar al presidente haitiano”, detalló hoy la Fiscalía. 

Subrayó que con otro cómplice viajaron a Estados Unidos el 28 de junio pasado “para, entre otras cosas, proporcionar a otras personas una solicitud por escrito de asistencia para promover el complot relacionado con el presidente haitiano”. 

“Si bien el complot inicialmente se centró en realizar un secuestro del presidente como parte de una supuesta operación de arresto, finalmente resultó en un complot para asesinar al presidente haitiano”, detalló la Fiscalía. 

La acusación alega que, el 7 de julio pasado Palacios y otros ingresaron a la residencia del presidente en Haití con la intención y el propósito de asesinarlo. 

El cómplice, que la Fiscalía no identifica, es un doble ciudadano haitiano-estadounidense, que fue posteriormente arrestado por las autoridades haitianas y permanece bajo custodia en Haití. 

Luego señaló que Palacios “eludió el arresto y viajó a Jamaica”: “Palacios fue deportado recientemente de Jamaica y, durante una escala en Panamá, acordó viajar a Estados Unidos”, precisó la Fiscalía. 

El colombiano fue arrestado en Jamaica en octubre pasado y condenado por ingresar ilegalmente al país desde República Dominicana, un cargo por el que se emitió una orden de deportación. 

Sobre él pesaba una orden de búsqueda y captura emitida en julio por la Policía Nacional de Haití. Sin embargo, el domingo pasado el Gobierno de Jamaica confirmó que Palacios iba a ser deportado a Colombia el lunes debido a que el Gobierno de Haití no había facilitado información suficiente sobre la vinculación del colombiano con el magnicidio. 

“La información proporcionada no lo vinculaba con el asesinato y esencialmente indicaba que era sospechoso de un intento de robo a mano armada, sin ningún detalle”, indicó el Gobierno de Jamaica. 

(Pulzo) 

Comentarios Facebook