Una de las modalidades de corrupción detectadas dentro del Ministerio Público es la omisión del ejercicio de los recursos de apelación derivados del cambio de calificación jurídica, la desestimación de un delito o la revisión de una medida dictada erróneamente por un tribunal, sostuvo el fiscal general de la República, Tarek William Saab. 

Este jueves, en una transmisión televisada, el funcionario aseguró que a pesar de que en el organismo se han divulgado circulares con el detalle de los procedimientos necesarios para realizar las apelaciones e, inclusive, se han advertido las sanciones de las que pudieran ser objeto los fiscales que incurran en la falta, la conducta no ha sido erradicada. 

Además, resaltó que para la comisión de este delito, regularmente se requiere del concurso de «algún miembro de un órgano auxiliar de justicia, también corrupto», o bien de «un juez corrupto», que permite hacer la «triangulación» necesaria. 

«Tenemos que tener muy clara esta tarea, porque cuando se actúa de manera corrupta dentro del sistema de justicia, ¿contra quién se atenta? Contra el pueblo, que busca y clama justicia», añadió.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook