Un vuelo que había partido de Miami con destino a Londres tuvo que pegar la vuelta casi dos horas después de haber despegado porque una pasajera se negó a usar tapabocas. El avión, un Boeing 777 con 129 pasajeros y 14 tripulantes había recorrido unos 800 kilómetros del plan de vuelo y sobrevolaba la costa frente a Carolina del Norte cuando emprendió el regreso.

De acuerdo con el rastreador Flightradar24, el vuelo de American Airlines AA38 despegó a las 19:36 del aeropuerto internacional de Miami, en Estados Unidos. Lo previsto era que el avión volara durante más de siete horas hasta el aeropuerto londinense de Heathrow, en el Reino Unido, aunque aterrizó casi dos horas después, a las 21:24, del mismo aeropuerto del estado de Florida del cual había partido.

 

Tras el aterrizaje las autoridades escoltaron a la pasajera para que saliera del avión. Según lo informado por el Departamento de la Policía de Miami-Dade, a The New York Times, la mujer no fue arrestada.

Fuentes de la policía señalaron que la compañía aérea decidió manejar el incidente administrativamente y la mujer fue incluida en la lista de clientes a los que no se les permite volar, en espera de una investigación de la aerolínea.

Tras la cancelación del vuelo, los otros viajeros que se encontraban a bordo fueron reubicados en otro aviones.

La política oficial sobre el uso de barbijos en aviones

El organismo de regulación de la aviación civil de Estados Unidos, la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) declaró en enero de 2021 una política de tolerancia cero hacia los pasajeros que rehusaran llevar mascarilla.  

El personal de a bordo de diferentes compañías ha reportado un número importante de casos de violencia verbal o física de parte de los viajeros inconformes con la medida.

La industria de viajes fue una de las más afectadas durante la pandemia y, a medida que los pasajeros vuelven a volar, se han enfrentado a una serie de nuevas restricciones diseñadas para detener la propagación del coronavirus.

Las reglas provocaron un aumento en el comportamiento agresivo y además de los casi 6.000 incidentes registrados por la FAA, la Administración de Seguridad del Transporte contó docenas de ataques contra su personal el año pasado, muchos de los cuales los funcionarios atribuyen a los pasajeros que se niegan a usar máscaras.

Multas de más de 200.000 dólares

Las aerolíneas, en lo que va del año, ya reportaron 151 incidentes con pasajeros indisciplinados, incluidos 92 relacionados con mascarillas. De ellos, 32 generaron investigaciones y cuatro casos provocaron el inicio de acciones legales.

El año pasado hubo 5,981 incidentes de pasajeros “rebeldes”, 4,290 de ellos relacionados con las cubrebocas, según la FAA.

Diez pasajeros recibieron multas de más de 200.000 dólares por comportamiento indisciplinado por parte de la FAA el año pasado, entre ellos escupir, gritar y golpear a un asistente de vuelo. Los funcionarios propusieron un total de más de 1,45 millones de dólares en multas contra los pasajeros acusados de mal comportamiento.

(Página 12)

Comentarios Facebook