La Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE-Puebla) detuvo a 23 personas por el ingreso de un bebé muerto al Centro de Reinserción Social de San Miguel, a principios de enero, y el cual fue hallado por un reo en un bote de basura. 

A través de un comunicado de prensa, la dependencia estatal detalló que 19 de las personas detenidas forman parte del personal del Centro Penitenciario, incluidos directivos. 

«Los delitos por los que se investiga a las 19 personas son: abuso de autoridad o incumplimiento de un deber; infracciones a las leyes y reglamentos sobre inhumaciones y exhumaciones, y encubrimiento», se lee en el boletín de prensa. 

En la tarjeta informativa únicamente se menciona que la detención de estos funcionarios está relacionada «con la introducción del cuerpo del menor de edad». 

En entrevista para Radio Fórmula, el gobernador Miguel Barbosa agregó que suman 23 personas detenidas por el caso, pero no detalló la identidad de las otras cuatro personas que no se incluyeron entre los 19 funcionarios aprehendidos. 

Destituyen a secretario de Seguridad 

El 24 de enero el Gobierno de Puebla informó sobre dos cambios en el gabinete estatal, en materia de seguridad. 

En un comunicado, se informó que el gobernador Miguel Barbosa designó a Daniel Iván Cruz Luna como nuevo titular de Seguridad Pública de Puebla, en sustitución de Rogelio López Maya, y a Jorge Pérez Melchor como nuevo subsecretario de Centros Penitenciarios, en lugar de Alfredo Vargas Quintanilla. 

En el boletín no se especifica si la remoción está vinculada con el caso, pero se informó casi al mismo tiempo que la aprehensión de los 19 funcionarios de la prisión poblana. 

En tanto, Barbosa Huerta aclaró en entrevista con Ciro Gómez Leyva que los cambios realizados son parte de una limpia en la administración de centros penitenciarios. 

El pasado 14 de enero la organización Reinserta denunció el hallazgo de un bebé de tres meses sin vida en un bote de basura en la prisión de San Miguel, en Puebla. El menor presentaba una incisión en el abdomen. 

Tras casi una semana de denunciar y protestar por el caso, una mujer reclamó ante la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México que el cuerpo hallado en Puebla correspondía a su hijo, quien había sido enterrado en un panteón de Iztapalapa. 

Hasta el momento se desconoce quiénes fueron los responsables de exhumar el cuerpo, ya entregado a los padres, y cómo fue que el bebé ingresó a la cárcel. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook