La variante ómicron continúa su implacable expansión por América, donde en la última semana se han registrado más de ocho millones de casos nuevos de covid-19, la cifra más alta desde que comenzó la pandemia hace dos años.

Así lo anunció este miércoles la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que alertó de que el número de infectados con el nuevo coronavirus creció un 32 % en la última semana frente a la anterior.

América, la región del mundo con mayor número de fallecidos por covid-19, con cerca de 2,5 millones, sumó además 18.000 nuevos decesos vinculados a la enfermedad, un 37 % más en la misma comparación.

«Es demasiado temprano para decir que estamos en el final de la pandemia», advirtió en una rueda de prensa virtual la directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

Etienne confirmó que la contagiosa ómicron es hoy «la variante predominante» en el continente americano, que acumula casi 130 millones de positivos desde la irrupción del SARS-CoV-2.

La curva baja en EEUU, pero se dispara en Latinoamérica

Estados Unidos, el país del mundo con más muertes (860.000) y casos (70,1 millones), «continúa con las cifras más altas de infecciones nuevas» del continente, aunque han disminuido en cerca de un millón la última semana, según Etienne.

El escenario cambia al abordar la situación de Latinoamérica, con tendencias al alza en Centroamérica, Suramérica y el Caribe. Las infecciones «se están duplicando cada dos días» en Paraguay y son «especialmente altas» en Bolivia, Perú y Ecuador, según la OPS.

En Brasil, el país latinoamericano con peores cifras (624.000 muertes y 24,3 millones de contagios), los casos se han disparado casi un 200 % en la última semana.

Para entender mejor cómo el virus avanza, Etienne dijo que «es esencial» que los países sigan recabando datos para trazar estrategias más eficientes y proteger a los grupos vulnerables.

(EFE)

Comentarios Facebook