Desde su aparición hace dos meses en Sudáfrica, Ómicron ya se ha extendido a 171 países. Por la nueva variante, en los últimos siete días se registraron casi 21,7 millones de nuevos contagios a nivel global, según el sitio de estadísticas Worldometers. En la Argentina, en tanto, tras la ola explosiva de principios de enero, en la que la cepa provocó el 25% del total de casos de toda la pandemia, los positivos comienzan a bajar lentamente y este martes se reportaron 49.122 nuevos infectados, mientras que las muertes fueron 240.

El tinnitus, un síntoma preocupante

En este contexto, científicos de la Universidad de Stanford en los Estados Unidos emitieron una alerta por los reportes crecientes de malestar en los oídos, hormigueo e incluso pérdida total de la audición en pacientes contagiados de coronavirus a partir de la cepa sudafricana.

«Sorprendentemente, estos síntomas también pueden aparecer en pacientes que han sido vacunados con la dosis completa», señaló la directora del Departamento de Otorrinolaringología y Cirugía de la casa de estudios norteamericana, Konstantina Stankovic. «El dolor de oído se está convirtiendo en un signo común de infección», continuó.

En diálogo con el Times Now News, la sanitarista quien dirigió la investigación, explicó que el virus del SARS-CoV-2, «podría infectar células del oído interno, incluidas las ciliadas, críticas tanto para la audición como para el equilibrio, provocando pérdida de audición y un cuadro de tinnitus».

«El tinnitus se da cuando se siente un sonido de timbre u otros ruidos en uno o en ambos oídos. Ese sonido no es externo y otras personas no lo escuchan», agregó.

Su equipo descubrió así que algunos de las personas contagiadas tenían síntomas en el oído interno.

«Si nota pérdida de audición o mareos o zumbidos en los oídos, no los descarte. Hágase la prueba formalmente. En algunos de nuestros pacientes, hemos visto que la pérdida de audición es el único signo de infección por Covid», insistió.

Qué es el tinnitus

El acúfeno, también llamado tinnitus, es la percepción de un molesto pitido en el oído, continuo o esporádico, que se produce internamente en el oído y cuyo origen se desconoce.

Normalmente se manifiesta como un pitido similar a un zumbido y provoca un estado de irritación y malestar continuo, dando lugar a estrés, cansancio, problemas de conciliación de sueño y falta de concentración.

En los pacientes contagiados con Ómicron, la congestión va íntimamente relacionada con la oclusión de las trompas de eustaquio.

«Se trata de pequeños canales que conectan el oído medio con la parte trasera de la nariz y la parte superior de la garganta . Su propósito es igualar la presión del aire en el oído medio con la presión fuera de éste. Cuando la parte superior de la garganta y la nariz está inflamada, estos canales se obstruyen y dejan de poder cumplir con su función. Esto genera molestias en el oído y problemas temporales de audición», explica el paper de la Universidad de Stanford

(El Cronista)

Comentarios Facebook