Los investigadores han descubierto restos de lava de color azul en las inmediaciones del volcán de Cumbre Vieja. Un fenómeno curioso, pero con una explicación científica.

El volcán de Cumbre Vieja dejó de escupir lava el 13 de diciembre de 2021. Sin embargo, los investigadores no han cesado en su estudio de la erupción, que mantuvo a La Palma en vilo durante 85 días. Los científicos acuden a los antiguos caminos de las coladas para recolectar muestras y observar los materiales que dejó la catástrofe medioambiental. En ocasiones, con sorpresas.

Los expertos que trabajan en el entorno de Cumbre Vieja hallaron restos de lava de color azul. El vulcanólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN) Stavron Meletlidis compartió las imágenes de unas rocas procedentes de la erupción con tonos azulados. Una de ellas, completamente teñida. Un suceso que tiene explicación científica.

El investigador decidió preguntar a sus seguidores en Twitter sobre este fenómeno. Las respuestas fueron variopintas. Cambios bruscos de temperatura, mezcla de metales, sulfato de cobre o carburo de silicio han sido algunas de las conjeturas de los usuarios de la red social. Incluso, hubo quien subió alguna fotografía de restos del volcán con una fina capa de color azul.

La solución se encuentra en otras erupciones volcánicas, como la de Tagoro en El Hierro, las de la isla del Meridiano o las de tipo hawaiana acaecidas en Estados Unidos. Meletlidis explicó que este color se debe a que «cuando las superficies de las coladas de lava o fragmentos piroclásticos se enfrían rápidamente, los minerales no tienen tiempo de formarse, y se genera una sustancia amorfa (vidrio). Estas superficies vítreas pueden volverse iridiscentes». Así, la fina capa de vidrio difracta la luz que pasa en distintos colores, por ejemplo, el azul. El vulcanólogo lo compara con las manchas de aceite de motor sobre el agua.

Un misterio más proveniente de la erupción en la isla de la Palma. La lava azulada se une a los cabellos de Pele, la expulsión de minerales semipreciosos como el olivino, las formas circulares de la ceniza o la supervivencia de los árboles recubiertos de los materiales emitidos por el volcán. A pesar de que la salida de roca incandescente ya se frenó, Cumbre Vieja sigue dando que hablar. Ahora, en pro de una mejor comprensión de los sistemas volcánicos. Es decir, de la ciencia.

(Sputnik)

Comentarios Facebook