En los más recientes giros del conflicto entre los países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y Rusia, centrado en Ucrania, Estados Unidos ha obtenido una victoria parcial al lograr que los países europeos acepten boicotear el gasoducto ruso Nord Stream 2, pese a que este les proveería de combustible a precios mucho más bajos que cualquier otra opción disponible. 

Por segundo día consecutivo, debido a la intensidad de esta pugna geopolítica, el asunto fue objeto del análisis de Miguel Ángel Pérez Pirela en el programa Desde Donde Sea. 

“Se agudiza la crisis y hoy queremos revisar el tema de las sanciones que han anunciado EE.UU. y sus socios de la Unión Europea contra Rusia e, incluso, contra particulares rusos. Ellos son campeones en medidas coercitivas unilaterales. No tienen otra metodología para detener al avance de las economías de Rusia y China. Es un tema que nos toca de cerca a las venezolanas y los venezolanos porque hemos sido víctimas de esas sanciones durante los últimos años”, dijo. 

Señaló que, al menos en este episodio del enfrentamiento, EE.UU. ha logrado su objetivo principal, que no es otro que impedir la entrada en funcionamiento del gasoducto Nord Stream 2. “Tenemos meses diciendo que detrás de todo esto se encuentra la intención manifiesta de EE.UU. de detener ese gasoducto. La situación de Ucrania obligó a Alemania a sumarse al boicot al Nord Stream 2, con lo que EE.UU. se sale con la suya, porque Europa tendrá que pagarles a las empresas gringas, a precios mucho más altos, el gas licuado”, expresó.  

Comentó que en esta nueva ronda de sanciones se aprecia un giro sui géneris porque hay castigos incluso a grandes fortunas rusas privadas, es decir, que no parecen enfocadas al Estado o al gobierno ruso sino que buscan también afectar el bolsillo de los empresarios rusos.  

“Tratar de aislar a Rusia, es algo que se ha hecho con Venezuela. Lo hacen en todos los planos, incluso en el mundo del deporte. Rusia no pudo ir con su bandera a las Olimpíadas y ahora ha habido boicot contra las Olimpíadas de Invierno en China. En Venezuela nos quitaron una Serie del Caribe –rememoró-. En esta coyuntura, la UEFA y la FIFA dicen que ‘están supervisando la situación’ porque afectará los juegos previstos realizarse en los países en conflicto. Por ejemplo, San Petersburgo albergará la final de la UEFA Champions League el sábado 28 de mayo, es decir, el partido más importante de los torneos europeos de clubes. Las cadenas de noticias CNN y DW ya comenzaron a lanzar rumores de que será suspendido”. 

Las presiones alcanzan los más altos niveles, al punto de que el secretario general de la ONU, António Guterres, ha dado, según Rusia, declaraciones poco equilibradas y objetivas, pues está siendo presionado por EE.UU., la UE y la OTAN para que tome partido a su favor.  

En caliente: Donestk y Lugansk piden ayuda

Para complementar la presentación del tema, Pérez Pirela ofreció una información en caliente: pues apenas unas horas antes se conoció que los líderes de las repúblicas de Donetsk y Lugansk solicitaron ayuda al presidente ruso, Vladimir Putin, para repeler los ataques de las Fuerzas Armadas de Ucrania en la región del Donbás.  

Según comunicara el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, «el presidente ruso, Vladimir Putin, ha recibido cartas de apelación del jefe de la República Popular de Lugansk, Leonid Pásechnik, y del jefe de la República Popular de Donetsk, Denís Pushilin».  

El funcionario agregó que «los líderes de las repúblicas mencionadas, en su propio nombre y en el de sus pueblos, expresan una vez más su agradecimiento al presidente ruso por el reconocimiento de sus Estados». 

Aunque el gobierno de la Federación Rusa acusó recibo de la petición aún no ha ofrecido una respuesta oficial, si bien el Consejo de la Federación (Senado) autorizó este martes el envío de tropas rusas al extranjero.  

Para cerrar la aproximación editorial, presentó el Iguanazo, la caricatura de Iván Lira, que muestra un tablero de ajedrez sobre el que se mueve un tanque de guerra. La leyenda dice: “Cuando en el tablero geopolítico se mueven los ejércitos… los pueblos siempre pierden”. 

Los hechos 

Tras el reconocimiento que hiciera el presidente ruso Vladimir Putin a las repúblicas de Donetsk y Lugansk el pasado 21 de febrero, desde occidente se anunciaron nuevas sanciones económicas y financieras contra Moscú y los nacientes estados.  

En la jornada de este martes 22 de febrero, Bruselas aprobó nuevas sanciones contra personas y entidades rusas, que abarcan a los 351 diputados de la Duma (Cámara Baja del Parlamento) que votaron a favor del reconocimiento de la independencia de las repúblicas de Donetsk y Lugansk.  

El anuncio fue hecho por el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, al concluir una reunión con los cancilleres de los 27 estados miembros.  

En Twitter, el alto funcionario se permitió mofas hacia lo que Bruselas denominó «élites rusas» y fue duramente cuestionado por María Zajárova, vocera del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia.  El mensaje de Borrell, que luego fue borrado, advertía que ya los sancionados rusos no podrían darse lujos como ir de compras a Milán (Italia), hacer fiestas en Saint-Tropez (Francia) o adquirir diamantes en Antwerp (Bélgica). 

Zajárova lo llamó “tonto” y dijo que no ha reaccionado frente a las miles de muertes de la guerra del Donbás, pero sí le preocupan las fiestas de rusos. 

Desde el Reino Unido también se comunicaron sanciones contra bancos rusos y personalidades con «alto patrimonio neto», que en decir de Londres, tienen estrecha relación con el Kremlin.  

Otro tanto se hizo desde Estados Unidos, cuyo presidente, Joe Biden, anunció la tarde del martes una nueva ronda de medidas coercitivas unilaterales cuyo propósito reconocido fue afectar el desempeño económico de Moscú.  

De entre esto, Biden puso especial acento en la paralización de la certificación del gasoducto Nord Stream 2 acordada con Berlín, que proveería de gas ruso relativamente económico a Alemania y a otros países de Europa occidental.  Las medidas pretenden afectar también la deuda soberana de Rusia, cortándole el financiamiento occidental. “Ya no pueden negociar su deuda ni conseguir nuevos préstamos en nuestros mercados ni en los mercados europeos. También impondremos sanciones a las élites rusas y sus familiares”, dijo Biden. 

Sin embargo, el mandatario tuvo que asumir que su país tendría que pagar un precio por la imposición de estas nuevas restricciones contra Rusia, particularmente en el plano energético, si bien aseguró que su administración trabajará activamente para minimizar el daño interno. “Defender la libertad tiene un costo también para nosotros. Tenemos que ser honestos al respecto, pero a medida que tomaremos medidas robustas para nuestras sanciones afecten a la economía rusa y no a nosotros”, dijo. 

La cuestión central parece radicar en el impacto que tendrán tales coerciones sobre el mercado energético mundial, dada la importancia de la participación rusa en estos rubros.  

Así, desde el Foro Mundial de Exportadores de Gas, Qatar contradijo al presidente estadounidense, alegando que en la actualidad Rusia provee el 40% de todo el gas natural que se consume en Europa, una demanda que, de momento, ningún otro país es capaz de satisfacer.  

Rusia respondió a Washington por las sanciones anunciadas por la Casa Blanca, en vocería del propio presidente estadounidense, Joe Biden.  A través de su embajador en Washington, Anatoli Antonov, el Kremlin aseguró que las sanciones antirrusas impuestas por occidente afectarán significativamente los mercados e inclusive a los propios ciudadanos estadounidenses.  

«Sin duda, las sanciones que se nos imponen golpearán duramente los mercados financieros y energéticos mundiales. Estados Unidos tampoco se quedará al margen, ya que los ciudadanos comunes sentirán las consecuencias del aumento de los precios», sostuvo el diplomático ruso. 

Además, Antonov destacó que desde hace mucho tiempo, su país no sabe lo que es vivir sin medidas coercitivas unilaterales impuestas desde occidente, que no han logrado detener el desarrollo de Rusia.  

Asimismo, el embajador adelantó que estas nuevas restricciones «no resolverán nada» y calificó como «difícil de creer» que la administración Biden realmente crea que Rusia «revise su línea política internacional», cuando está siendo amenazada.  

Aunque no cabe duda de que Rusia perdería cuantiosos ingresos con la cancelación del gasoducto Nord Stream 2, las pérdidas se vislumbran mucho mayores para Alemania y otros países de Europa occidental, puesto que el encarecimiento de la energía vendría aparejado a un incremento general de los costos de producción de las mercancías.  

De su lado, los países de la Unión Europea se verían forzados a volcarse al mercado controlado por países de la esfera anglosajona, que no cuentan con la capacidad para satisfacer los requerimientos energéticos del bloque.  

Al mismo tiempo, aunque se cerrase el chorro de dinero desde Europa, Rusia podría perfectamente colocar materias primas como el gas natural o el petróleo en China, cuya demanda aún está en fase expansiva.  

Paradójicamente, la preparación de Rusia para esta arremetida económico-financiera juega a su favor, pues desde 2014, cuando se deterioraron sus relaciones con Europa, la nación eslava ha adoptado medidas estructurales para hacer frente a un panorama tan adverso como el que se avecina. 

En ese orden, destaca la diversificación de su economía y de sus mercados, a lo que se suman sus cuantiosas reservas internacionales, que aún en un escenario complicado de bloqueos financieros a gran escala, le permitiría seguir comerciando con otros países.  

No obstante, no se puede dejar de lado que si se concretara la salida de Rusia del sistema internacional de pagos Swift, como han propuesto los sectores políticos más radicales ligados a la OTAN, el efecto sobre su economía tendría malos augurios, aunque también arrastraría a su paso a las economías del norte global.  

Entretanto, medios internacionales reseñaron que este miércoles, el fondo  Klimastiftung MV, creado en Alemania para apoyar financieramente la construcción del gasoducto Nord Stream 2, cesó sus funciones.   

Se conoció que las compañías Nord Stream 2 AG, cofinancista de la iniciativa, renunció a seguir apoyando el proyecto, mientras que la reaseguradora Munich RE anunció la cancelación de su contrato. 

La alianza de Rusia y China

Para dejar todavía más en claro que todos estos movimientos asociados a la crisis en Ucrania tienen un cariz económico, desde Washington se acusó a China de pretender copiarse de lo que hizo Rusia en el Donbás para atacar a Taiwán. 

En los últimos días, voceros políticos de diversa índole, incluyendo al expresidente Donald Trump, han avanzado públicamente esta tesis, en el entendido de que China representa para Estados Unidos «una amenaza» para sus intereses en la región del Indopacífico.  

El disgusto estadounidense se explica por la visible cercanía entre Moscú y Beijing, que en los últimos tiempos se ha traducido en numerosos intercambios bilaterales del más alto nivel, incluyendo la visita del presidente ruso, Vladimir Putin, a China en ocasión de los recién concluidos Juegos Olímpicos de Invierno.  

En el encuentro se suscribieron varios acuerdos bilaterales, pero en occidente levantó escamas el plan ruso de ampliar su provisión de gas natural a China a través de un gasoducto ya existente y de iniciar la construcción del Fuerza de Siberia 2, que trasladaría ese recurso desde Rusia a China, pasando por Mongolia.  

A esto se añaden los contratos de las estatales Rosneft y Gazprom –ambas objeto de severas sanciones occidentales desde hace varios años– para enviar 100 millones de toneladas de petróleo al gigante asiático en 10 años y 48.000 millones de metros cúbicos al año de gas, respectivamente.  

Análisis del contexto geopolítico 

El tablero geopolítico sigue en movimiento y la crisis se agudiza en el Donbás. Desde que Rusia reconociera a las repúblicas de Donetsk y Lugansk, no ha cesado el movimiento en las arenas diplomáticas, al tiempo que la situación en el Donbás se deteriora rápidamente y adquiere los visos de una confrontación militar abierta.  

Entre los dichos de las últimas horas, destaca la demanda de imparcialidad de Rusia en ONU, pues desde el punto de vista del Kremlin, el secretario general de esa organización, António Guterres, se pronunció sesgadamente en relación con la crisis ucraniana.  

En ese orden, el canciller ruso, Serguéi Lavrov, expresó que «en cualquier conflicto (…) la Secretaría de la ONU debe ser imparcial y está obligada a abogar por el diálogo directo entre las partes en conflicto». 

El diplomático también reclamó que Guterres siguió «el triste ejemplo» de los países occidentales, pues no exigió a Ucrania el cumplimiento de los acuerdos de Minsk, así como de la Resolución 2202 del Consejo de Seguridad de la ONU, en la que se establece que el conflicto debe resolverse a partir del diálogo entre Kiev, Donetsk y Lugansk.  

De otra parte, ante la escalada de tensiones en el Donbás y las consideraciones de Kiev para suspender las relaciones diplomáticas con Moscú, Rusia anunció este martes la evacuación de todo su personal diplomático en Ucrania. 

De acuerdo con informaciones difundidas por la agencia oficial rusa de noticias TASS, el país eslavo ya comenzó a evacuar al personal de todas sus misiones diplomáticas en Ucrania, una decisión fundamentada en razones de seguridad.  

Por su lado, el gobierno ucraniano, encabezado por el presidente Volodymyr Zelenski, decretó un estado de excepción y convocó a todos sus reservistas entre 18 y 60 años, en razón de la crisis en el Donbás.  

De acuerdo con el secretario del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania, Oleksiy Danílov, Kiev decidió instaurar un estado de excepción en todo el territorio ucraniano durante 30 días, que de estimarse necesario, podría extenderse por 30 más.  

En decir de Danílov, este dictamen, que debe ser ratificado por la Rada Suprema (Parlamento), excluye a las regiones de Donetsk y Lugansk, pues se encuentran bajo un régimen especial de administración político-militar.  

Sin embargo, aunque aseveró que esta resolución no afectaría de forma importante la vida cotidiana de la ciudadanía, en caso de necesidad se podría implantar la ley marcial «de manera instantánea».  

Por su lado, el líder de la república de Donetsk, Denís Pushilin, denunció este miércoles que las agresiones ucranianas habían aumentado y ocasionado la muerte de civiles, al tiempo que el vicepresidente del Consejo de la Federación Rusa (Senado), Andréi Turchak, descartó que, de momento, estén dadas las condiciones para un diálogo con Kiev.  

Amén de explosiones, medios y políticos de Donetsk denunciaron actos de sabotaje que afectaron a una planta televisiva local. Adicionalmente, el Ejército ucraniano desplegó fuego de artillería y morteros contra blancos civiles en un poblado de la recién nacida república.  

En Lugansk, la situación no es mejor. Las autoridades denunciaron que las Fuerzas Armadas de Ucrania violaron 114 veces el alto al fuego en la última jornada, con ataques que implicaron el uso de armamento pesado.  

En este enclave, ubicado al sur del Donbás, se registró una explosión sin víctimas fatales que pudo haber derivado en tragedia, pues la detonación se produjo en un estacionamiento de unidades de transporte público localizado junto a un depósito de fuegos artificiales.  

Como cabe esperar, esto ha acelerado la evacuación de decenas de miles de personas hacia Rusia, que en el peor escenario podría ascender a medio millón, según estimaciones oficiales.  

Desde Washington, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, aludió a la presencia de militares rusos en lo que su gobierno considera como el este de Ucrania, en un tono que podría tacharse de mezcla entre acusatorio y discriminatorio.  

«En el 2014 y en los años posteriores, los llamamos ‘los hombrecitos verdes’ porque no portaban el uniforme militar ruso. Ahora sabemos que están por todo el este de Ucrania. Y, aunque no [están] de uniforme, se están comportando como los militares rusos se comportarían», dijo Psaki en una comparecencia ante la prensa. 

La funcionaria declinó de ofrecer detalles acerca de la cantidad de supuestos efectivos rusos que estarían desplegados en el Donbás, porque, según ella, no podía «entrar» en la información de inteligencia.  

¿Cuál es la posición de Venezuela? 

La noche de este martes, el presidente Nicolás Maduro presentó la posición oficial de Venezuela ante la confrontación que protagonizan Rusia y la OTAN, que tiene como centro Ucrania.  

Maduro reiteró su absoluto respaldo a Rusia, ante la campaña emprendida por la OTAN y el gobierno de Estados Unidos para frenar el crecimiento de esa nación. 

«Venezuela anuncia todo su respaldo al presidente Vladimir Putin en la defensa de la paz de Rusia, en la defensa valiente de su pueblo y de su patria. (…) Venezuela está con Putin, Venezuela está con Rusia (…) repudiamos y rechazamos todos los planes para rodear militar y estratégicamente a Rusia», precisó. 

En su intervención, aunque Maduro no aludió directamente al reconocimiento de las repúblicas de Donetsk y Lugansk, si se refirió a la crisis en Georgia del 2008, que derivó en la creación de las repúblicas de Osetia del Sur y Abjasia. Dijo que “los cobardes claudicantes” pretenden ahora utilizar a Chávez en contra de Rusia. 

Además, denunció que existía «una campaña de manipulación mundial» contra Rusia y contra su presidente financiada desde Estados Unidos que, pese a todos los esfuerzos, no se ha traducido en el fracaso de Moscú.  

Todo lo contrario: en opinión del jefe de Estado venezolano, desde hace más de una década y bajo el liderazgo de Vladimir Putin, Rusia ocupa nuevamente una posición prominente en el concierto internacional.  

A su parecer, esta sería la razón que motivó a la OTAN a incumplir los acuerdos de no expansión hacia el este suscritos en las postrimerías de la Unión Soviética y ratificados durante el gobierno del antecesor de Putin, Boris Yeltsin.   

Maduro tampoco dejó de mencionar que la actuación de Estados Unidos y la OTAN en el conflicto ucraniano es reflejo de un «neocolonialismo» con el que se pretende socavar a naciones no alineadas con los intereses de Washington.  

Desde su punto de vista, si bien esta política triunfó parcialmente tras la caída de la Unión Soviética, en el presente ya no es así, pues desde inicios de siglo, Rusia ha logrado florecer por cuenta propia y al margen de la agenda estadounidense.  

El mandatario aseguró que el presidente Hugo Chávez entendió rápidamente este cambio en la situación y se aprestó a estrechar relaciones con el Kremlin, al punto de llevarlas al nivel más estratégico y de acuerdo con lo expresado por el presidente venezolano, mientras esté al mando del país la Revolución Bolivariana, estos nexos se mantendrán.  

Puntos para la reflexión 

Al concluir la revisión del acontecer noticioso, Pérez Pirela ofreció sus puntos de vista para la reflexión y formación de conclusiones. 

“En primer lugar, no sé qué puede ganar el pueblo de EE.UU., el de Europa, el de Ucrania o, incluso, el de Rusia con lo que está pasando. Se trata de alta política, alto comercio, alta diplomacia e intereses de los poderosos, quienes se frotan las manos mientras los pueblos pagan las consecuencias”, dijo. 

Agregó que “son momentos que reflejan la decadencia de la Vieja Europa y EE.UU. No se trata del bienestar ni de la soberanía de los pueblos, sino de una élite, de la que es representante Borrell, que parece tener envidias menores, minúsculas con magnates rusos, mientras en medio hay pueblos a punto de la guerra”.  

“Es una vergüenza desde todo punto de vista que el Alto Representante de la UE esté más pendiente de las fiestas de los ricachones rusos que de un genocidio, tal como se lo ha dicho la vocera María Zajárova, quien ha demostrado gran talento para criticar con ironía y humor”, enfatizó. 

El filósofo y comunicador venezolano manifestó que Europa necesita urgentemente el gas ruso para librarse de los costos exorbitantes del producto estadounidense, todo esto en medio de un precio petrolero que llega a 100 dólares. “Los gringos hacen negocio mientras dejan a sus socios europeos en una situación de guerra en su territorio, sin la posibilidad de acceder a gas barato ruso y pagando facturas eléctricas impagables. De todo esto, como en la Segunda Guerra Mundial, saldrán ganando EE.UU. y sus élites. Los EE.UU. siempre propician guerras del otro lado del océano”. 

Vaticinó que el conflicto y la imposición de medidas coercitivas unilaterales van a disparar el precio del petróleo. “Los daños a la economía rusa tendrían repercusiones en el norte global. Aquí nadie gana”, observó. 

Enfatizó que Rusia se ha preparado con sistemas bancarios paralelos, sistemas de redes sociales paralelos y otros mecanismos para hacer frente a las agresiones económicas y comunicacionales de occidente.  

“Rusia no es Afganistán, Irak o Libia, países a los que EE.UU. y la OTAN primero desarmaron y luego arrodillaron. No es el caso de Rusia ni de China –aseveró-. La semana pasada dedicamos un programa al proyecto alternativo de suministro de gas entre Rusia y China. La Europa Schengen está jugando con fuego al meterse en aventuras guerreristas dirigidas por EE.UU.”. 

Añadió que China está mirando muy de cerca lo que está pasando en el este de Ucrania pues se puede venir algo parecido con respecto a Taiwán. “Es crónica de una guerra anunciada”, pronosticó. 

Deploró la conducta de la maquinaria mediática occidental, que no registra los ataques de Ucrania, con armas estadounidenses y europeas, contra la población civil de las dos repúblicas ahora reconocidas por Rusia. “Hay informes muy serios que certifican ese genocidio”, aseguró. 

Palabras y nombres clave 

Estados Unidos, Rusia, Unión Europea, OTAN, Ucrania, Donestk, Lugansk, Donbás, Alemania, China, Taiwán, Georgia, Osetia del Sur, Abjasia, Venezuela, Qatar, sanciones, medidas coercitivas unilaterales, Nord Stream 2, Rosneft, Gazprom, Acuerdos de Misk, Vladimir Putin, Joe Biden, Volodymyr Zelenski, Denis Pushilin, Leonid Pásechnik Joseph Borrell, Serguéi Lavrov, Dmitri Peskov, María Zajárova, Jen Psaki, António Guterres, Oleksiy Danílov, Nicolás Maduro, Hugo Chávez, Klimastiftung MV, Munich RE, Foro Mundial de Exportadores de Gas, UEFA, FIFA. 

Fuentes citadas

LaIguana.TV / El Iguanazo de Iván Lira / RT / Telesur / Nexo Latino / TASS / CNN/ DW/ VTV / 

Jueves de Filosofía 

Para el programa del Jueves de Filosofía, Pérez Pirela anunció una tertulia con el filósofo argentino Nahuel Michalski acerca de aspectos como teoría de la paz y de la guerra desde una perspectiva filosófica-política.  

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook