El Comité Paralímpico Internacional suspendió la participación de los atletas rusos y bielorrusos en los Juegos de Pekín.

«La situación es, por supuesto, horrenda. Es una vergüenza para el Comité Paralímpico Internacional», dijo Peskov ante la prensa.

Según el vocero, Rusia condena en términos enérgicos a la organización por esta decisión.

La víspera, el CPI anunció que los atletas paralímpicos de Rusia y Bielorrusia participarán con estatus neutral en los JJOO de Pekín y sus medallas no se registrarán en el medallero olímpico.

Sin embargo, este jueves la organización decidió rechazar la entrada a los deportistas rusos y bielorrusos, atribuyéndolo a la amenaza de boicotear los JJOO por parte muchos países.

«Tras una reunión extraordinaria el consejo directivo del Comité Paralímpico Internacional tomó la decisión de rechazar la entrada a los atletas de los Comités Paralímpicos de Rusia y de Bielorrusia a los Juegos Paralímpicos de Invierno de Pekín», comunicó la entidad en su web.

De esta forma, agrega, que los paratletas de los dos países «ya no podrán participar en los Juegos que se inauguran el 4 de marzo de 2022».

El presidente del IPC, Andrew Parsons, explicó la decisión por numerosas peticiones de las selecciones, atletas y comités paralímpicos nacionales recibidas en las últimas 12 horas debido a «una situación que escaló rápidamente».

«Muchos comités paralímpicos nacionales, algunos de los cuales estuvieron en contacto con sus gobiernos, selecciones y atletas, están amenazando con no participar», precisó Parsons.

El jefe del IPC subrayó que la situación en la villa olímpica se intensifica, y recordó que la seguridad y la justicia de la competencia son de vital importancia para los organizadores.

«La decisión de hoy [3 de marzo] tiene un impacto directo sobre 83 atletas paralímpicos. Sin embargo, si los Comités Paralímpicos de Rusia y de Bielorrusia permanecen aquí, algunas naciones abandonarían los juegos (…) En este caso el impacto sería mucho mayor», resumió.

Durante una rueda de prensa Parsons también aseguró que el IPC hace todo lo posible para que los atletas rusos regresen de manera segura y cuida su salud psicológica.

«Cuidamos su estado de salud, porque entendemos que es una situación difícil para ellos desde el punto de vista psicológico», enfatizó.

El Comité Paralímpico de Rusia calificó de ilegal la decisión del IPC, y afirmó que «se reserva el derecho a proteger los derechos e intereses de los paralímpicos rusos ante las entidades deportivas y judiciales».

El portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Wang Wenbin, por su parte, se negó a hacer comentarios al respecto, y recomendó a los periodistas dirigirse al Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Pekín.

Los Juegos Paralímpicos de Invierno de Pekín tendrán lugar entre el 4 y el 13 de marzo.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció en la madrugada del 24 de febrero el lanzamiento de una «operación militar especial» en Ucrania alegando que las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como Estados soberanos, necesitan ayuda frente al «genocidio» por parte de Kiev.

Uno de los objetivos fundamentales de esa operación, según Putin, es «la desmilitarización y la desnazificación» de Ucrania. El mandatario ruso pidió a uniformados y civiles en Ucrania que no opongan resistencia a esa operación, y advirtió de que Rusia responderá de inmediato a cualquier fuerza externa que le amenace o se ponga en su camino.

Según el Ministerio de Defensa ruso, los ataques militares no están dirigidos contra instalaciones civiles, sino que buscan inutilizar la infraestructura bélica.

(Sputnik)

Comentarios Facebook