El Gobierno de Estados Unidos reconoció sus políticas equivocadas contra Venezuela, tras acercarse al país caribeño para comprar su petróleo, afirmó el embajador de Rusia en esta nación sudamericana, Serguéi Mélik-Bagdasárov.

«Nosotros consideramos este viaje de la delegación de los Estados Unidos como una señal, ellos han reconocido sus políticas equivocadas hacia Venezuela, este acercamiento que ahora están planteando para comprar petróleo, tener libertad para los precios, es una evidencia que ahora aprendieron ellos que aquí hay un Gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro Moros, no hay otro Gobierno aquí, hay que tratar este país con respeto», expresó Mélik-Bagdasárov, durante una entrevista transmitida a través del canal del Estado, Venezolana de Televisión.

Rusia está a favor de la normalización de las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos en base al respeto mutuo, afirmó el embajador de Rusia.

«La Federación de Rusia manifestaba a favor de la normalización en la base del respeto mutuo de las relaciones entre Venezuela y los Estados Unidos, somos un país acompañador de este proceso de diálogo entre los venezolanos», expresó Mélik-Bagdasárov.

El diplomático ruso señaló que su país está en contra de las medidas coercitivas impuestas por EEUU a Venezuela.

«Estamos siempre en contra de las medidas coercitivas unilaterales criminales que hicieron desde Washington hacia Venezuela, queremos vivir en un mundo de paz y cooperación, en un mundo multipolar y pluricéntrico», comentó.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, sostuvo una reunión el 5 de marzo con una delegación del Gobierno de EEUU en el palacio de Miraflores (sede de Gobierno) en Caracas, en la que dijo que ambos países acordaron trabajar en una agenda de interés común.

Se trata del primer acercamiento entre Caracas y Washington desde la ruptura de relaciones diplomáticas en enero de 2019.

Por su parte, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, señaló que «el propósito del viaje que realizaron los funcionarios de la Administración fue discutir una variedad de temas que incluyen ciertamente la seguridad energética«.

No obstante, tres días después la justicia venezolana dejó en libertad a Gustavo Cárdenas, uno de los seis exdirectivos de la petrolera CITGO detenidos en Caracas desde el 2017, por su supuesta participación en una trama de corrupción dentro de esa empresa estatal.

Asimismo, liberó a Jorge Fernández, un cubano-estadounidense aprehendido en febrero de 2021 en el estado Táchira (oeste) por un presunto delito de terrorismo.

Sin embargo, un alto funcionario del Gobierno de EEUU precisó que Venezuela no le ofreció a Washington petróleo a cambio de los estadounidenses detenidos en el país.

Desde 2017 comenzaron las sanciones directas de EEUU contra PDVSA, y estas le impiden a Caracas cualquier transacción en el sistema financiero, desde financiamiento, hasta compra de repuestos o contratación de mantenimiento.

De acuerdo con el Gobierno venezolano, las sanciones provocaron la disminución del 99% de los recursos de este país sudamericano.

Al mismo tiempo, el pasado 10 de marzo Venezuela reafirmó su voluntad de profundizar la cooperación estratégica con Rusia, durante una reunión que sostuvieron en Turquía la vicepresidenta de la nación caribeña, Delcy Rodríguez, y el canciller del país euroasiático, Serguéi Lavrov.

De igual forma, el canciller Félix Plasencia afirmó el 12 de marzo que su Gobierno es un aliado comprometido con Rusia, pero dijo que está abierto a hacer negocios con Estados Unidos, si este respeta la soberanía de la nación sudamericana.

El presidente Nicolás Maduro expresó todo su respaldo a su homólogo ruso, Vladímir Putin, en las decisiones tomadas en pro de la defensa de su territorio.

El mandatario ruso anunció en la madrugada del 24 de febrero el lanzamiento de una «operación militar especial» en Ucrania y formuló su objetivo como protección de las personas que «a lo largo de ocho años sufren vejaciones y genocidio por parte del régimen de Kiev».

El mandatario ruso también dijo que se planea efectuar «la desmilitarización y la desnazificación» de Ucrania y enjuiciar a los que cometieron crímenes sangrientos contra los habitantes pacíficos de Donbás.

Según el Ministerio de Defensa ruso, los ataques militares no están dirigidos contra instalaciones civiles, sino que buscan inutilizar la infraestructura bélica; no se trata de ocupar Ucrania, subrayó Putin.

(Sputnik)

Comentarios Facebook