El periodista venezolano Eligio Rojas describió este domingo 3 de abril las dos vertientes de la operación Mano de Hierro, desplegada por las autoridades nacionales para atacar por un lado el contrabando de gasolina, y por el otro, el tráfico de drogas. 

El ministro de Petróleos, Tareck El Aissami informó el 28 de enero de este año la captura del alcalde del municipio Independencia, Anzoátegui, Carlos Rafael Vidal Boolívar y junto a él, el para entonces fiscal superior del estado Bolívar, Manuel Junior Gil da Silva y el capitán de la GNB, Antonio José Barrios González, quien se desempeñaba como Comandante en la mencionada población. 

Luego de las detenciones, Rojas señaló de manera extraoficial que fue capturado también el general de división GNB Marco Tulio Álvarez Reyes, quien fungiera como jefe de la ZODI 51, correspondiente al estado Anzoátegui. 

Los detenidos anteriormente mencionados formaban parte de una presunta red criminal dedicada al desvío, contrabando y venta de combustible. 

Por su parte, el Ministerio  Público ofreció detalles de la organización delictiva, compuesta por funcionarios de elección popular y por funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, componente GNB. 

Se trataría, según lo explicado, de una organización que compraba cupos a los usuarios. Esa cantidad de combustible obtenido bajo este modus operandi, sería desviada a los grupo ilegales que operan en los límites de los estados Anzoátegui y Bolívar (grupos Tancol – Terroristas Armados Narcotraficantes Colombianos). De estas organizaciones, al menos 20 personas han sido detenidas en tiempo reciente. 

Pese a que no se ha logrado aniquilar al 100% las organizaciones que cometen estos ilícitos, en palabras del ministro El Aissami, la detención de los antes mencionados (políticos y funcionarios), representa un «duro golpe a las mafias; se trata de mafias muy alevosas, muy corruptas, que se dan cuenta que están yendo por ellas y aún así, siguen delinquiendo». 

Mafias muy corruptas y alevosas en Calabozo, Guárico 

En esta entrega de Tubazos, Rojas puntualizó un episodio vinculado al contrabando de combustible en Calabozo, estado Guárico. Al respecto, el periodista señaló a dos funcionarios de Petróleos de Venezuela y uno de un organismo de seguridad ciudadana, que han sido detenidos por su presunta participación en ilícitos de esta naturaleza. Sobre los hechos en sí, Rojas advirtió que se ha obtenido poca información de los organismos de seguridad encargados. 

El pasado 18 de marzo, habría ocurrido una situación irregular en la Estación de Servicio Puente Aldao, durante la inspección que realizara el ciudadano Ángel Navas, como funcionario de la Jefatura de Zona Valle de la Pascua. En la mencionada bomba, ser recibieron dos cisternas de combustible, siendo una de ellas reservada para el uso de un particular, según informara en el lugar el encargado de la estación. Es decir, 9.804 litros de diésel estaban destinados para la venta al público en general, y 37.025 litros restantes de ese despacho serían asignados a un Comandante perteneciente a un organismo de seguridad. 

Las irregularidades continúan, pues una vez que Navas contactó al encargado de Pdvsa Mercado Nacional (MENA), este aludió al despacho del combustible como una orden emanada por el Director General de dicha institución, Marino Lugo. Se desconocía, entonces, la instrucción certera de si se sabía que el combustible iba a ser reservado para el funcionario en cuestión. 

Luego, en otro contacto telefónico, Navas debía investigar con el Gerente de Estaciones de Servicio PDVSA MENA, Distrito Centro, porque esta sería la persona que tendría la información. 

Nava, dando parte a sus superiores en Jerarquía dentro de la Dirección General de la Faja Petrolífera del Orinoco, eleva la denuncia de los más de 37 mil litros que estarían presuntamente siendo desviados. Así, el Minpoetróleo ordena la normal distribución del combustible como lo establece la norma, sin embargo, la Estación de Servicio Puente Aldao se niega, pues dice tener instrucciones de entregarlo al funcionario. 

Se inicia, entonces, el procedimiento administrativo correspondiente contra la Estación de Servicio Puente Aldao, y 2 días después (20 de marzo) se mantuvo cerrada para la inspección que llevaría a cabo el funcionario Nava en las siguientes horas (21 de marzo). Desde la DGCIM, Navas fue citado ese mismo día para rendir una declaración referente a una investigación no especificada. La cita, en San Juan de los Morros, no podrá llevarse a cabo por lo devenido de la comunicación (a las 11.30 de la mañana) y falta de logística (para llegar a las 2.00 pm). Nava manifestó su compromiso con asistir al día siguiente. 

En horas de la tarde del lunes, Navas es contactado por la Estación de Servicio, que alega que recibió instrucciones «desde Caracas» de despachar normalmente el combustible al público en general, así que se requería su presencia. Navas indica que comience el despacho al siguiente día (22 de marzo) en la mañana. El DGCIM fue a buscar a Navas el 21 de marzo en horas de la noche a su casa, pero este no estaba.

Según la denuncia hecha por Eligio Rojas, el funcionario Navas habría sido visto en una camioneta del DGCIM en la Estación de Servicio de Puente Aldao, donde luego de haber acordonado el establecimiento, se procedió al despacho de 6 mil litros a los efectivos. 

El funcionario Ángel Navas, aclaró Rojas, goza de plena libertad. Sin embargo, este caso fue remitido por el denunciante al Ministerio Público y al Ministerio de Petróleo, para que sea atendido como una violación evidente de las normativas de distribución del combustible. 

Quien hizo la denuncia es el ingeniero Elías Rangel Macho Hernández, Director General de la Dirección Regional Faja del Orinoco, adscrito al Ministerio de Petróleo, y el afectado, Ángel Navas, renunciaron a sus cargo el 25 de marzo, 2 días después de haberse hecho público el informe citado por Rojas. 

Las 7 plagas que le han caído a Guárico: El último asesinato conocido de «El Tren del Llano»

El pasado 18 de marzo de 2022 fue asesinada Olga José Arias de Carranza, de 63 años de edad; habitante de la población de Altagracia de Orituco. Recibió múltiples impactos de bala, según refirió el periodista Eligio Rojas. Este crimen le es atribuido a la banda criminal «El Tren del Llano», fundada en esta misma localidad por alias «El Malony» (abatido en noviembre de 2021) y que hasta la actualidad amedrenta la zona. 

Los criminales presuntamente estarían tras la pista del hijo de Arias, quien se escondió en una habitación con su madre una vez que fue sitiada la casa por «El Tren del Llano». Los disparos, que se hicieron a ciegas, impactaron a la mujer mientras que su hijo logró la huida. 

Modus operandi de las bandas que cobran vacunas

Organizaciones delictivas que hacen vida en Guárico, como «El Tren del Llano» o la banda «El Pepón», han desarrollado un mecanismo de intimidación contra los agroproductores que deberán, luego de ser contactados, acceder al cobro de «vacunas» para permitirles trabajar sus tierras sin ser objeto de ataques e incluso, para no atentar contra sus vidas o las de sus familias. 

En esta entrega, Eligio Rojas presentó un video de un delincuente apodado alias «Carlitos Pirela», quien se dice perteneciente a «El Tren del Llano» y que, portando un arma larga, amenaza a uno de los agroproductores del municipio Pedro Zaraza de la entidad llanera. 

El material audiovisual, que también ha sido difundido por redes sociales, fue presuntamente grabado en el Fundo Los Garañones, que perteneció a Carlos Edoardo Orense Azocar, en las cercanías de Quebrada Honda. Orense Azocar fue apresado en Italia en mayo de 2021 por presunto narcotráfico. 

El Fundo Los Garañones era un centro de acopio de la droga que procedía de Colombia, entre los años 2007 y 2010. Esas drogas posteriormente eran enviadas al exterior, según las investigaciones referidas por el periodista. 

 (LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook