fbpx
miércoles, 19 / 06 / 2024

¿Cuáles son los síntomas de las 3 enfermedades más comunes en los gatos?

Publicado el

Con los gatos hay una ambivalencia. Los amamos, pero como tienen la reputación de ser fuertes e independientes, no siempre les brindamos la atención que necesitan. La consecuencia puede ser la menos deseada: la aparición de enfermedades.

En diálogo con Clarín, la médica veterinaria María Inés Rosatti, especialista en medicina felina, describe cuáles son, según la bibliografía internacional, las tres enfermedades más comunes en los gatos.

1) Insuficiencia renal crónica

“Algunas investigaciones hablan de que hasta un 30% de los felinos pueden sufrir insuficiencia renal crónica”, detalla la doctora Rosatti.

En este caso, los riñones de los gatos comienzan a fallar y no pueden filtrar las sustancias tóxicas de la sangre que se acumulan en el organismo.

Produce síntomas como aumento de la ingesta de agua, aumento en la producción de orina, pérdida de peso, vómitos, diarrea, anorexia, y anemia, entre otros.

2) Hipertiroidismo

El hipertiroidismo en los gatos se produce, en general, por tumores que generan una elevada concentración de hormona tiroidea.

Los síntomas asociados a esta enfermedad son el aumento de la ingesta de agua, el aumento en la producción de orina, la pérdida de peso, y el apetito aumentado y selectivo.

3) Diabetes

La diabetes en los gatos es muy similar a la que se produce en los humanos. Hay un exceso de glucosa en sangre, pero no puede ingresar a las células por un déficit de insulina, o más bien de los receptores para esta hormona.

Los síntomas son aumento de la ingesta de agua, aumento en la producción de orina muy marcada, pérdida de peso, y aumento del apetito, entre otros.

Tanto en la diabetes como en el hipertiroidismo, la obesidad es la principal causa predisponente. “Es un problema muy común en los felinos hoy en día, particularmente en aquellos que solo hacen una vida de interior”, dice Rosatti.

Un detalle: las enfermedades mencionadas se basan en estudios internacionales, realizados en países como Estados Unidos y España. Se desconoce si esto aplica a la Argentina, porque no tenemos investigaciones sobre la prevalencia de las distintas patologías, aclara la veterinaria.

Qué se ve en los consultorios

Según la especialista -que es la responsable del equipo “Cat Friendly” de las tiendas Puppis- en la práctica diaria los veterinarios ven otras patologías con más frecuencia. Algunos ejemplos que menciona son los siguientes:

  • Problemas de la piel
  • Problemas gastrointestinales
  • Cistitis idiopática felina. Es una patología donde se produce una obstrucción en la uretra que impide que el gato pueda orinar.
  • Infección por micoplasmas. Produce anemia severa.
  • Osteoartrosis. Puede afectar la columna, la cadera y distintas articulaciones, generando mucho dolor.
  • Enfermedades virales. Como el síndrome de inmunodeficiencia felina (VIF) y el virus de la leucemia felina (VILEF).
  • Problemas en la boca. Pueden aparecer por acumulación de sarro, gingivitis severa o infecciones.

La importancia de los controles

El 36% de los gatos transcurre más de un año sin visitar un veterinario, según una encuesta realizada en 2019 por la empresa Royal Canin entre unos 2000 dueños de felinos del Reino Unido e Irlanda.

El principal motivo que dan los humanos para esta falta de controles es que el animal “aparenta estar saludable”. De hecho, el 90% de los participantes dijo creer que su gato tiene buena salud.

Un problema es que, como los gatos tienen la reputación de ser independientes, da la falsa impresión de que pueden cuidar solos. Pero no es así.

La realidad es que son muy reservados, suelen ocultar su malestar, y solo dan señales cuando una enfermedad pasó a estadios avanzados. Por eso, los controles de rutina son muy importantes.

Además, el estudio arrojó que solo el 11% de los dueños piensa que su gato tiene sobrepeso, cuando en realidad el 39% de los felinos de ese país lo sufren. Según el informe, esta condición aumenta sus posibilidades de desarrollar enfermedades y de reducir la expectativa de vida.

Más salud para tu gato

Para la doctora Rosatti, la mejor manera de prevenir todas las patologías en el gato es seguir los consejos del veterinario y tener especial atención en los siguientes puntos:

  • Alimentación de buena calidad. Elegir junto al veterinario el alimento más adecuado para cada etapa de la vida del gato.
  • Evitar la obesidad. Seguir cuidadosamente las instrucciones sobre las cantidades administradas. No sobrealimentar. Estimular el ejercicio y el juego.
  • Prevenir el estrés. Tener cuidado del ambiente y enriquecer el hogar de acuerdo a las necesidades del gato. Eso ayuda a evitar el estrés, que es la base de la mayoría de las patologías.
  • Seguir estrictamente los planes vacunación y desparasitación externa e interna.
  • Visitar con frecuencia al veterinario. Esto permitirá, mediante la revisación clínica y los estudios complementarios, reconocer las patologías en cuanto se inician, para poder tratarlas a tiempo.

(Clarín)

Artículos relacionados

Continue to the category